7 de enero de 2012

Saber hablar y saber callar

Paz y bien!
Mc. 14, 61
Prov. 11,12
Eclo. 20, 5-8

Saber hablar y saber callar; no sabemos que será más fácil o más difícil, más conveniente o más meritorio.

Callar de si mismo, es humildad. No hablar de si, cuanto siente uno el deseo de exponer los propios méritos o las propias ideas o iniciativas es signo de verdadera humildad.

Callar de los defectos ajenos, es caridad. No criticar a los demás, las actitudes, sus intenciones, sus actos; no emitir juicios comparativos, no hablar tanto de los otros, siempre con un dejo de crítica o pesimismo, es ciertamente caridad.

Callar a tiempo, es prudencia. No hablar cuando nos sentimos con el impulso de la reacción, cuando nos viene a la punta de la lengua toda una serie de palabras, invectivas o agravios, eso es prudencia.

Callar en el dolor, es heroísmo. No tratar de volcar en los corazones de los demás las penas propias, los dolores íntimos; hacerles partícipes no tanto de los dolores, cuanto de las alegrías, reservándonos para nosotros las penas, eso es heroísmo.
Dice el Rev. D. Jordi Castellet «Hoy comienza el tiempo en que Dios nos da una vez más su tiempo para que lo santifiquemos, para que estemos cerca de Él y hagamos de nuestra vida un servicio de cara a los otros.  Los sacramentos de la Iglesia y la oración comunitaria nos otorgan el perdón y la paz y la oportunidad de participar, nuevamente, en la obra de Dios en el mundo, a través de nuestro trabajo, estudio, familia, amigos, diversión o convivencia con los hermanos.»

Fraternalmente, 

2 comentarios:

  1. Hola Amigo comparto con vos este proverbio q me gusta:
    "Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio." Proverbio hindú

    Que el Espíritu Santo nos ayude a saber callar, escuchar, para después hablar.

    Un abrazo y Feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  2. Hola amigo, vengo a saludarte y a contarte que por un par de meses cerraré Perlitas...
    Te dejo un abrazo fuerte fuerte, muchas gracias por tu amistosa compañía a través de mi blog.
    A loss amig@s que le tengo le correo les avisé por e-mail.
    Hasta la vuelta.
    Dios te bendiga!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.