27 de enero de 2012

Diálogo


Paz y bien

Entre un discípulo y su sabio maestro:
- No entiendo por qué Dios se queda pasivo ante el sufrimiento y no hace nada por sus hijos.

- No, El siempre está ahí con su amor y su luz y te ayuda a crecer con el dolor y a llevar la cruz.

- ¿Será?  Hay penas y ofensas devastadoras y lo ponen a uno dudar de la existencia de un Dios de amor.

- Es cierto pero no son un castigo y, quien las acepta, un día reconoce cuánto  evolucionó en ese crisol.

- Entonces ¿es necesario sufrir para evolucionar espiritualmente?

- No, hay dolores inútiles, fruto del desamor, pero otros sí llegan para practicar el amor real.
Sólo cuando hay ofensas ejercitas el perdón y sólo en grandes pruebas practicas fe, desapego, aceptación y fortaleza.

Ciertamente la vida no es fácil y cuesta aceptar las podas para poder cosechar buenos frutos.

Fraternalmente,


___
Leído en Oasis


1 comentario:

  1. Es la verdad...no hay perdon si no se recibe ofensa....hay que estar alerta para cuando pase el Señor que siempre poda y siega....Me ha gustado.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.