6 de enero de 2012

Día de regalos

María es la Madre de Jesús, es la Madre de Dios en cuanto hombre. Necesitamos entrar también nosotros -como los Reyes magos- en la casa de José y de María y contemplar a esa mujer, criatura humana como nosotros, que es protagonista y testigo a la vez del nacimiento del Verbo de Dios, que le da el alimento, le viste, le cuida y le enseña a andar.

Qué buen día para hacer un acto de fe y de adoración en Jesús. Sabemos que es Dios y Hombre. Por eso nos ponemos espiritualmente de rodillas ante su divina presencia. Y queremos ofrecerle lo que tenemos de más valor, quizá lo que más nos cuesta darle: el tiempo, le voluntad y el amor.

Nuestro tiempo para dedicarlo a la oración y que nuestra voz suba hacia Él como el incienso; nuestra voluntad, ofreciéndole las contrariedades y sacrificios, que son para nosotros como la mirra amarga pero que a Él le agradan. Y queremos ofrecerle especialmente hoy el oro de nuestra fidelidad en todo este año que comienza, para que lo reciba como un anillo, como una alianza sagrada entre nuestra vida y la suya, porque sabemos que el regalo que más le gusta es nuestra perseverancia en su amor.

La Epifanía es día de regalos, día de alegría porque Jesús se nos manifiesta y sonríe viendo nuestros buenos deseos al comenzar el año. Ponemos nuestros buenos propósitos en las manos de María para que Ella los presente a su Hijo, los guarde y nos los recuerde en los próximos meses.
No quiero creerme el rey de mi vida, el rey de mi casa. Quiero que seas Tú, Señor, mi Rey, mi vida, mi todo. Acepta la ofrenda de mi tiempo, de mis buenos deseos para este año, la ofrenda de mi vida, que te quiero hacer llegar por las manos perfumadas de tu Madre.
Fraternalmente,




___
Dejó sus huellas el P. Jesús Martínez García

1 comentario:

  1. No quiero creerme el rey de mi vida, el rey de mi casa. Quiero que seas Tú, Señor, mi Rey, mi vida, mi todo. Acepta la ofrenda de mi tiempo, de mis buenos deseos para este año, la ofrenda de mi vida, que te quiero hacer llegar por las manos perfumadas de tu Madre. ..Hermoso!... Saludos cordiales desde Paraguay !

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.