16 de enero de 2012

Moral y cultura, los cimientos del edificio social

Paz y bien!

Me impresionó el texto de un cable proveniente de China. El gobierno adopta medidas para promover los valores y virtudes tradicionales ante signos inequívocos de alarmantes quebrantos en esa decisiva área. Se trata del factor intangible, pero esencial. Ese que no se ve, pero hace la diferencia. Es la moral y la cultura, los cimientos del edificio social.

Como símbolo de la decadencia espiritual – una inopinada rareza en un pueblo más que milenario, de riquísima cultura -, una muchacha china expresó, con tanta soltura como desembozo: “prefiero llorar en un BMW que reír en una bicicleta”.

¿Así que es mejor llorar que reír? Con tal de estar sustentado por bienes materiales, ¿no importa hallarse desestabilizado espiritualmente? ¿Basta una satisfacción material para compensar la adolescencia de felicidad?

Todo indica que estamos ante un literal trastrocamiento. Es que los desarreglos espirituales aparejan eso, conmociones y crisis, caracterizadas por los trastornos y dislocamientos. Hombres y cosas están buscando ubicación. Cuanto más se dilata el encuentro, más se agudiza la situación. Interín, todo está fuera de su lugar. Gana el desorden.

Me atrevo a recordar el vocablo hoy maldecido – ‘desorden’ – porque al toro del trastrocamiento hay que asirlo por sus astas ¡Basta de circunloquios! Como decía Discépolo hace noventa años, con el tango «Cambalache» vivimos revolcados en un merengue, es decir la antítesis de ordenados.

Si en China se resquebrajan las tradiciones y el vendaval consumista amenaza los valores, ¿qué pasa en nuestro hogar nacional?

Somos incomparablemente menos tradicionalistas que ese y muchísimos otros pueblos. Por ende, el quebranto moral nos afecta más que nadie. Estamos menos protegidos. El sobresalto debe ser mayor.

En nuestro país de estos días me parece que se está presentando un fenómeno inquietante: consumimos – los que podemos – batiendo récords, pero la confianza en el futuro, en las instituciones, en el porvenir de la economía y  en tantísimos otros planos de la vida colectiva se encuentra envuelta en una nebulosa, con tendencia sombría. Es que la experiencia neoliberal en Argentina desde el '90 al 2001 destruyó todo el sistema productivo y social; desde el 2003 a hoy se ha recuperado mucho, pero es mucho lo que falta.

Una de las señales de la crisis moral es el vivir al día. ¡quiérese más carente de valores el ser indiferente acerca de qué país legaremos a nuestra descendencia! Algo así, vivo y me desintereso de lo que vendrá. No existe peor displicencia.

Se ha expresado, pero vale ser recurrente: nos estamos vandalizando, dicho con una palabra erudita, desocializando. Aumenta el presupuesto educativo, tal como lo enfatiza el relato oficial, pero nos estamos deseducando. Somos más, incluídos más vehículos y más amontonamiento de habitantes, disfrazado de urbano, pero cada día nos faltamos, también más, al respeto que nos debemos mutuamente. En este contexto, el mañana está mucho peor que amenazado. Si a ese cuadro le agregamos la caída vertical de los valores – algo que en mayor o menos medida acaece en todo el planeta – prospectivamente sólo cabe la preocupación.

Se pueden encarar soluciones. Una, la más efectiva, es el pacto moral de los responsables políticos y sociales. Algo así como llegó la hora de tener y exhibir buena conducta, dando ejemplo. Si de la cumbre social desciende buen comportamiento, en el valle de la sociedad inexorablemente se adopta esa actitud.

La ejemplaridad vale por mil leyes. Es, junto con la Constitución, la ley primera, como diría Martín Fierro.

Algo efectivo tenemos que hacer. La decadencia no se revierte espontáneamente. Necesita de la entereza y sabiduría de buenos dirigentes.



___
Sobre textos de Alberto Asseff

4 comentarios:

  1. Buena síntesis. Moral y cultura. Sin estas dos simples cosas, nada de nada. Léase en Argentina, España o donde sea, así nos van las cosas.
    Personas amorales y "analfabetas", lo mejor para ser teledirigidas.
    Un saludo en Cristo.

    ResponderEliminar
  2. En España está ocurriendo lo mismo, estoy completamente de acuerdo con Caminar cuanto más "analfabetas" las personas, más fácil la manipulación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. UN POST MUY CERTERO QUERIDO CLAUDIO...COINCIDO CON GRAN VISIGODA ,MIENTRAS MAS ANALFABETA ES LA PERSONA ,MAS MANEJABLE ES. NUESTRA TAREA ES REVERTIR DESDE EL SENO FAMILIAR ESTO,CULTIVANDO EN NUESTROS NIÑOS Y JOVENES,UN POCO MAS DE CONOCIMIENTOS Y "ENTRENARLOS" PARA QUE DEN SUS OPINIONES ANTE SITUACIONES SOCIOPOLITICAS,Y CULTURA GENERAL,MI HIJA TERCER AÑO DE ECONOMIA Y HAY PARRAFOS DE HISTORIA QUE DESCONOCE,Y YO LOS APRENDI CONTADOS POR MI ABUELA QUE SOLO ERA COCINERA ,CON TAN SOLO ESTUDIOS PRIMARIOS Y NO CONCLUIDOS.Y MI CURIOSIDAD ME LLEVO A PROFUNDIZAR EN ELLOS CUANDO FUI ADOLESCENTE Y EMPEZE A FORJAR MIS DESTINOS CON EL ESTUDIO...POR ESO DEBEMOS COMENZAR CON EL "EJEMPLO" DESDE EL HOGAR Y LA FLIA,PARA QUE SE "AMPLIE "EL CONOCIMIENTO EN EL COLEGIO Y UNIVERSIDAD,,,MUCHO ENTRETENIMIENTO Y COSAS MATERIALES VAN ASNANDO AL NIÑO Y DEL JOVEN Y SU MEDIO NI HABLAR QUE LLEGAN A COMETER ASESINATO POR UN PAR DE ZAPATILLAS.SOMOS RESPONSABLE DE ESTA CULTURA DEL PLACER Y EL ENTRETENIMIENTO...PERDON SI SOY MUY EXTENSA...BENDICIONES.

    ResponderEliminar
  4. Hola Claudio.....creo que no hay dia en el que no aparezca delante de mi la "crisis"...pues si no paso por algun momento de sin sentido lo pasa el que está a mi lado....y es que hay que observar muy bien a nuestro alrededor....para darse cuenta que todos quieren soluciones YA!...y a Dios lo mantienen apartado del quehacer diario...sin saber que es El el que te hace MIRAR BIEN y ver donde esta la Vida en cada momento. La oracion hace que esa Mirada se ilumine y hagas lo poquito con todo tu ser, pongas el cariño y tu vida en lo que haces y como te salga mira al cielo...digan lo que te digan! yo miro al Cielo. A descansar en la Paz que solo Uno te dá.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.