10 de enero de 2012

Expectación


Siento que algo solemne va a llegar a mi vida.
¿Es acaso la muerte? ¿Por ventura el amor?
Palidece mi rostro, mi alma está conmovida,
y sacude mis miembros un sagrado temblor.

Siento que algo sublime va a encarnar en mi barro, 
en el mísero barro de mi pobre existir.
Una chispa celeste brotará del guijarro,
y la púrpura augusta va el harapo a teñir.

Siento que algo solemne se aproxima y me hallo todo trémulo; 
mi alma de pavor llena está.
Que se cumpla el destino, que Dios dicte su fallo,
para oír la palabra que el abismo dirá

                                                     Amado Nervo

5 comentarios:

  1. Yo llevo tiempo sintiendo que algo grande me va a llegar y descubro que cada día me ha llegado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si cada mañana, al despertarnos, entregamos el día a la Voluntad de Dios estaremos seguro que lo que está por llegar es lo mejor para nosotros.

    Precioso el poema.
    Un beso amigo y que todos los días te sorprendan detalles de amor.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Si esperamos en el Amor de Dios no hay lugar para el pavor...
    Esa "chispa celeste" realmente habita en nosotros y lo prende todo a poco que le dejemos...
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Claudio cada día es un sorpresa, ¡un milagro!. Puede que vallas a tener una experiencia más fuerte con el Señor.Me alegro mucho por ti.
    Un abrazo.Dios te bendiga!!!

    ResponderEliminar
  5. Todo, absolutamente todo, es una bendición de Dios.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.