30 de marzo de 2012

Señor mío y Dios mío...

Cuando yo te llame, óyeme
Cuando yo te ofenda, perdóname
Cuando yo te deje, sígueme
Cuando yo te olvide, recuérdame
Cuando yo te pida, socórreme
Cuando yo te sirva, anímame.
Glorifiquemos a Cristo, nuestro Señor, que resplandece como luz del mundo para que siguiéndolo no caminemos en tinieblas, sino que tengamos la luz de la vida.

Cristo, amigo de los hombres, haz que sepamos progresar hoy en tu imitación, para que lo que perdimos por culpa del primer Adán lo recuperemos en el segundo.

Que tu palabra sea siempre luz en nuestro sendero, para que, realizando siempre la verdad en el amor,
hagamos crecer todas las cosas en ti.

Enséñanos, Señor, a trabajar por el bien de todos los hombres, para que así, por nuestra acción, la Iglesia ilumine a toda la sociedad humana.

Que por nuestra sincera conversión crezcamos en tu amistad y expiemos las faltas cometidas contra tu bondad y tu sabiduría.

Amén

Dominus Providebit

2 comentarios:

  1. Esta oracion le pido la selle en mi corazón....podria seguirla.....Rezo con mucha frecuencia "Alma de Cristo Santificame; Cuerpo de Cristo Salvame; Sangre de Cristo embriagame; Agua del Costado de Cristo Lavame; Dentro de tus Llagas .Escondeme; No permitas que me separe de Ti; del Maligno Enemigo Defiendeme; En al Hora de la Muerte Llamame, y Mandame ir a Ti para que con tus Santos y tus Angeles te Alabe por los siglos de los siglos Amen...La sabias?.
    Que tengas un viernes de Dolores en la Paz.

    ResponderEliminar
  2. bendiciones, desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.