26 de marzo de 2012

Fracasos

Paz y bien
1 Crónicas 29, 11-12

Ayer hablaba sobre los fracasos. Esos golpes que te da la vida. El fracaso puede ser y es una fuente inagotable de abatimiento.

Veámoslo. Tu tenías un proyecto y calculabas que el plan alcanzaría un techo de cien puntos, digámoslo así; y te adheriste a esos cien puntos. Pero, al culminar la tarea, el proyecto alcanzó solo cuarenta puntos. Fue, pues, un resultado negativo; pero, en realidad, no fue negativo, sino solamente inferior a tus previsiones.

Entre frustrado y herido por el amor propio, tu corazón comienza ahora a resistir mentalmente, a rechazar cordialmente aquel resultado, inferior a lo esperado. Y es entonces cuando ese resultado negativo se convierte en fracaso.

¿Dónde estuvo el error? ¿En haber apuntado demasiado alto, ilusionándose con alcanzar los cien puntos? No, ciertamente, sino en haberte adherido a esos cien puntos. Entre tu persona y los cien puntos se estableció, pues, una vinculación apropiadora.

Forjaste en sueños una imagen dorada, te identificaste con ella casi en una especie de simbiosis, y ahora la construcción de tu mente se derrumba, haciéndose trizas. Desilusión quiere decir que una ilusión se deshace y se esfuma. Te hiciste una ilusión a la que te abrazaste con toda tu alma, y al deshacerse la ilusión se produjo en ti una especie de desgarramiento, el despertar amargo de quien estaba abrazado a una sombra.

¡Wake up! ¡Despierta!

Un fracaso no es una vida frustrada; quizá sean necesarios muchos fracasos para que la vida sea un éxito y quizá la ausencia de fracasos sea lo que constituye una vida fracasada.

Porque vida fracasada es no hace nunca nada para no exponerse al fracaso; si nunca haces nada, nunca fracasarás; pero si nunca fracasas, quizá sea porque nunca haces nada; y no hacer nada ¿no es una vida fracasada?

Muchos éxitos comenzaron con fracasos; prueba y error; muchos fracasos tuvieron como positivo el haber intentado el éxito y después de un fracaso, siempre queda tiempo para una victoria definitiva.

Siempre debemos atribuir a Dios la victoria y los éxitos; los fracasos se deberán a nuestras flaquezas y miserias.
A ti, Señor, la grandeza, el poder, el honor, la majestad y la gloria, porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra. Tuyo el reino y el que está por encima de todos. Riqueza y gloria vienen de ti. Todo lo gobiernas. En tus manos están la fuerza y el poder, en tus manos engrandecer y fortalecer a quien quieras.
Fraternalmente,

† 
Dominus Providebit

___
Huellas de Ignacio Larrañaga, “Del sufrimiento a la paz”

1 comentario:

  1. Doy siempre gracias por mis fracasos Claudio cuando comprendí que Dios se vale de ellos para cubrirse de Gloria....siempre se sale fortalecido de ellos y mas abandonado a las Manos de Dios. Llevamos este Tesoro en vasos de barro!!!! y este barro se transforma en lo mas Grande , a prueba de bomba...para llevar este TESORO a fuerza de "fracasar"....todo un Misterio que la Gracia se empeña en ir iluminando en nuestro Caminar. Buen dia lleno de Alegria eh?....

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.