7 de marzo de 2012

Señor, enséñame a envejecer así...

Señor, enséñame a envejecer como cristiano.

Convénceme de que no son injustos conmigo:
los que me quitan responsabilidad,
los que ya no piden mi opinión,
lo que llaman a otro para ocupar mi puesto...

Quítame el orgullo de mi experiencia pasada.

Quítame el sentimiento de creerme indispensable.

Señor, que en este gradual despojo de las cosas
yo solo vea la ley del tiempo...
y considere este relevo en los trabajos
como manifestación interesante de la vida
que se releva bajo el impulso de tu providencia.

Pero ayúdame, Señor, para que yo todavía sea útil a los demás:
contribuyendo con mi optimismo y oración a la alegría
y el entusiasmo de los que ahora tienen la responsabilidad;
viviendo en contacto humilde y sereno con el mundo que cambia,
sin lamentarme por el pasado que ya fue;
aceptando mi salida de los campos de actividad
como acepto con naturalidad sencilla la puesta del sol.

Finalmente, te pido que me perdones
si solo en esta hora tranquila caigo en la cuenta de cuanto me has amado
y concédeme que, al menos ahora, mire con mucha gratitud
hacia el destino feliz que me tienes preparado
y hacia el cual me orientaste en el primer momento de mi vida.

Señor, enséñame a envejecer así. Amén
Paz y bien

6 comentarios:

  1. Te das cuenta que en nuestro caminar, aunque tengamos pocos años, podemos entrar en esta "vejez"......El tremendo "hombre viejo" que llevamos dentro y que tenemos que ir matando poco a poco a golpe de Gracia....es nuestro combate cotidiano.....
    Pero El que nos conoce, que "lo" conoce tan bien... sabe como hacerlo, aunque a veces nos dé un buen pescozón, por lo testarudos que somos.....Sabes? he vivido el privilegio de tener a mi padre conmigo sus tres ultimos años de vida, se fué al Padre con 91 años...y me enseñó el secreto de saber vivir hasta el final...él no perdió nunca la capacidad de SORPRENDERSE !!.....y ahí está la clave, hacia de cualquier cosa repetida una cosa NUEVA y refrescante!!.....artista hasta la médula.....y siempre me decia que no perdiera el SENTIDO del HUMOR...básico para reirse de uno mismo y no perder el NORTE.......
    A la Pascua que vamos no Claudio? je......con coraje, y brio.....y la sonrisa del corazón. Ya está.un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A veces "dejarse hacer" es mucho más difícil que "hacer". Ciertamente es un camino aparentemente contradictorio, como el de dejarse flotar para no hundirse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. te pido que me perdones
    si solo en esta hora tranquila caigo en la cuenta de cuanto me has amado
    y concédeme que, al menos ahora, mire con mucha gratitud
    hacia el destino feliz que me tienes preparado
    y hacia el cual me orientaste en el primer momento de mi vida.gracias amigo los años pasa en cada uno de nosotros y muchas veces no sabemos envejecer que ÉL nos de la gracias de envejecer como un autentico cristiano que sólo busco amarle muy unidos en oración y un abrazo muy fuerte me ha gustado tu oración gracias

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias,Claudio, me llega muy dentro tu oración y la hago mía, a punto de hacer la última ola.
    Qué hermoso texto el tuyo y tan lleno de realidades que me dejan sin palabras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me conmueve mucho tu texto.

    Todos, si Dios quiere, atardeceremos, iremos gastando nuestro último rayo de sol hasta desaparecer tras el horizonte…

    Que Él quiera regalarnos la paz en nuestro ocaso y que sepamos poner la mirada en la esperanza de alcanzar algún día la bienaventuranza eterna.

    Te abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.