29 de febrero de 2012

Ser apóstol

Paz y bien
 Mt. 28, 19-20

La palabra apóstol me representa cercanía a Jesús, me inspira mucho respeto por el mandato que se recibe y por el apostolado.

Ahora, ¿que es ser apóstol? ¿Es detectar los fallos y errores de los demás, ser aguafiestas de la vida olvidando que Cristo fue alegría en las bodas de Caná? Sin dudas que no. Como tampoco lo es dedicarse a salvar almas, dejando de atender las necesidades de los cuerpos humanos u organizar cruzadas para reprimir el mal, en lugar de expandir la dinámica del bien.

Ser apóstol no es dedicar las migajas de unos minutos a los demás, mientras se pierden horas en una vida cómoda o estéril... todo esto no son sino caricaturas del verdadero apóstol y como caricaturas no hacen sino alejar a todos del verdadero apostolado.

Ser apóstol es antes que nada una exigencia del dinamismo de la fe; es tener la misión de hacer que el amor de Dios penetre en lo cotidiano del mundo; es sentir que Dios me empuja a meterme entre la gente, para preocuparme de sus problemas... ser apóstol es rezar como aquella niña «Señor, haz que los malos sean buenos y que los buenos sean simpáticos»

Ser apóstol no es tanto hablar de Dios cuanto vivir a Dios, transmitirlo a cuantos tengamos cerca... ser apóstol es tener un corazón desbordado de amor, que no tenga más remedio de compartirlo... ser apóstol es llevar siempre un sonrisa en los labios, una palabra a punta de lengua, una mano siempre tendida, un bolsillo sin cerrar, un corazón cargado de comprensión y amor.
Por eso, vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enséñenles a cumplir lo que yo les he encomendado.
¡Gloria a Dios!

Fraternalmente,

5 comentarios:

  1. Gracias, por esta reflexión ser apóstol es tomar la desición de ser un Cristo para el hermano, es realmente revestirno de Él ser imitadores es entragar la vida en cada momento del día gracias que Dios te bendiga un abrazo unidos en oración mil gracias

    ResponderEliminar
  2. Hoy, en algún sitio leí que nosotros somos la única Biblia que van a "leer" los que no leen la Biblia, haciendo referencia al ejemplo que con nuestras actitudes podemos dar...
    Y creo que así es, que a un cristiano se le debería de notar que lo es hasta en sus gestos, en su manera de estar en el mundo, en su manera de ralcionarse con los demas, en todo momento... un cristiano debería ser uno con Dios, desear ser su reflejo...dejarle aparecer a traves de su perosna.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  3. eso, dejar que el corazón hable ¡¡
    Preciosa entrada y genial lo del comentario de Visi, ser Biblia que lean los que no la leen.
    Que el Señor nos ayude a reflejar su luz

    ResponderEliminar
  4. Me parece una entrada de reflexión muy grande, además de tan bella invitación.
    Gracias Caludio.
    DTB!!

    ResponderEliminar
  5. Genial la oracion de la niña.....espero que Hoy sirva para ser cauce de Gracia y simpatia....Un abrazo Claudio.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.