24 de febrero de 2012

A cara o cruz

Paz y bien
Sabiduria 14, 1-5

Así jugábamos cuando niños, y ahora que somos adultos debemos vivir a cara y cruz.

Porque la vida está así constituida, con muchas caras y no pocas cruces... y pretender prescindir de la cara, para mirar solamente las cruces, es ser pesimista y volverse retraído y fatalista. Aunque pretender cerrar los ojos a la cruz, para mirar solamente a la cara, es ingenuo y termina por desilusionar.

Los cristianos deben admitir ambas: la cara y la cruz; la cara bonita del amor y la cruz fea del dolor; la cara grata del gozo y la cruz ingrata del sufrimiento; la cara sonriente de la alegría y la cruz angulosa de las lágrimas; la cara agradable del bien y la cruz desagradable del mal.

Y todo, cara y cruz, viene de Dios; pero es preciso saber descubrir los caminos por los que llegan a nosotros la cara y la cruz, que no son los caminos de la fatalidad, sino los de la Providencia amorosa del Señor.

La mano derecha y la mano izquierda de Dios... y Dios me ama tanto cuando me toca con la mano derecha, como cuando me prueba con la izquierda.
Otros, al hacerse a la mar, dispuestos a atravesar las encrespadas olas, invocan a un leño más frágil que la embarcación que los transporta. Ésta la proyectó el afán de lucro y la armó la pericia técnica; pero es tu providencia quien la guía, Padre, que trazaste un camino en el mismo mar y una senda segura entre las olas, demostrando que puedes salvar de todo riesgo, para que se embarquen aun los inexpertos. No quieres que se frustren las obras de tu Sabiduría; por eso los hombres confían sus vidas a un madero insignificante, y cruzando el oleaje en una balsa, llegan sanos y salvos.
Suyo es el reino, el poder y la gloria!

Fraternalmente,

3 comentarios:

  1. Dios te bendiga. Tu post me ayuda mucho. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Claudio escribes hoy la realidad....y son extremos el quedarse parado en un sitio o en el otro...El quiere que estemos siempre mirando el sentido desde Su Amor...y asi nos muestra casi a la vez las dos maneras de alabarlo....la oracion hace que no te quedes parada en ninguna de las dos.....el sentido del humor Cristiano me ayuda tantas veces a no quedarme parada en el sitio que esté viendo en ese momento!!!! un abrazo

    ResponderEliminar
  3. A veces olvido las cruces, y con ellas olvido ayudar a mi hermano
    A veces olvido la cara, y así también olvido de dar gracias por todo lo bueno.
    Que siempre spa ver las caras y cruces de cada día

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.