22 de febrero de 2012

Nuevo brillo

Paz y bien

Primer día de la Cuaresma. Es un día de reflexión sobre lo que se debe cambiar en nuestras vidas si nos declaramos verdaderos cristianos. Las cenizas son un señal que todos estamos en esta condición pecaminosa juntos, y que la diferencia entre lo bueno y lo malo en nosotros espantosamente no es tan grande. Demasiadas veces no llegamos a la estatura de la fe que profesamos.

La Cuaresma es una época que nos recuerda a arrepentirnos, reorganizar nuestras prioridades, y buscar una limpieza de corazón genuina. Este periodo santo nos ofrece una oportunidad para decir, “Sí” a Dios. Además, Cuaresma es una época de esperanza y, con las cenizas en nuestras frentes y esperanza y nuestros corazones, nos vamos para amar y servir.

Tiempo de penitencia, de sacrificio, de abnegación... pero todo, con un espíritu de propia superación y de purificación. La vida nos va llenando de polvo, si no de barro de pecado, al menos el polvo de las imperfecciones y es preciso limpiar todo eso, darle nuevo brillo.
Acepta, Señor, este sacrificio con el que iniciamos solemnemente la Cuaresma y concédenos que, por medio de las obras de caridad y penitencia, venzamos nuestros vicios, y libres de pecado, podamos unirnos mejor a la pasión de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
¡Santa Cuaresma!

Fraternalmente,

3 comentarios:

  1. Me ha encantado el titulo del post. Me siento identificado con él en este tiempo.
    ¡Santa Cuaresma!

    ResponderEliminar
  2. eso eso...a ver ese brillo si resplandece en nosotros y el que nos vea puede alabar al Señor sin cansarse....Esta tarde me impondran a las 7 la ceniza ...asi que de cabeza a lo que El me diga. abandono en la Mirada de Jesus es lo que quiero vivir Claudio...El no deja de mirarme!!!

    ResponderEliminar
  3. Cinco días de cuaresma y ya se me está escapando de las manos.
    Me vuelvo a centrar, lo ntento. Que sí, que este tiempo saque brillo de mi, de todos

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.