13 de febrero de 2012

Elección

Paz y bien
Lc. 21, 17-19

No es posible ser aceptado por todos; mientras unos aplaudirán nuestras obras, otros las rechazarán. Si eres bueno, lo que no lo son, te rechazarán y si eres como ellos, te rechazará Dios; si eres justo, serás perseguido por los injustos, pero si eres injusto, los justos sufrirán por vos. Si te muestras soberbio y altivo, los humildes no podrán aplaudirte, aunque si eres humilde, te verás despreciado por los soberbios. Si te preocupas por los demás, los egoístas se reirán de vos y te tildarán de loco y, si dejas que el egoísmo invada tu vida, los que sufren esperarán tu ayuda inútilmente.

Hay que elegir lo que preferimos para nuestra vida: ser aceptado por los malos, los soberbios y egoístas o ser como los buenos, como los humildes, como los que se sacrifican por los demás. Y en último término, si queremos ser aceptados por Dios o rechazado por Él.
«Serán odiados de todos a causa de mi Nombre, pero no se perderá ni uno solo de sus cabellos. Manténgase firmes y se salvarán»
San Pablo II decía que “el hombre tiene la urgencia de encontrar un porqué a la existencia, a cada uno de los instantes,  a las etapas importantes y decisivas, así como a los momentos más comunes de la vida”

Ni a Cristo mismo lo aceptaron todos, y como los discípulos no pueden ser de distinta condición que el Maestro, los cristianos debemos estar dispuestos a ser rechazados por el mundo y los mundanos.

Fraternalmente,



___
Huellas del amigo Milagros - Foto: “Buscando en la multitud”

3 comentarios:

  1. Pues sí, hay que elegir y tenemos la luz suficiente para que nuestra elección sea correcta.
    En este caso se nos pide abrazar una cruz, un camino tortuoso, una duda continua, pero una promesa real. ¡Yo he vencido al mundo! ¡Que sepamos elegir sin temor!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esa es la realidad y como duele a veces.....Opto por seguir a mi Señor y esto me lleva a decir NO en la Librtad a tantas cosas como las mismas normas nos imponen....Siempre oigo en mi interior ante la duda: No temas espera en Mi que volveras a Alabarme y sigo adelante con Esperanza.un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo cada vez estoy más convencido de que uno de los mayores frenos a la libertad (no sólo ahora, sino históricamente) es la opinión del rebaño. Somos gregarios. ¿Qué dirán?... ¡Beee, beee, beee!

    Somos una pena. En vez de corderos en medio de lobos somos borregicos en medio de borregicos.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.