2 de febrero de 2012

Oh! Jesús, aquí estás en el sagrario


Como un recuerdo. Hagan esto en memoria mía. Todas las veces que coman este pan y beban este cáliz, anunciarán la muerte del Señor.

Como un alimento. Tomen y coman. Yo soy el pan de vida, yo soy el pan vivo que descendí del cielo, el que viene a mi nunca tendrá hambre, el que cree en mí nunca tendrá sed.

Como un compañero. Mis delicias son estar con los hijos de los hombres. “Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo”.

Como una prenda de la gloria eterna. Quien coma de este pan, vivirá eternamente. “El que como mi carne y bebe  mi sangre, vive de vida eterna y yo lo resucitaré en el último día”.

Como un medio de unirnos contigo. “El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él”.

Como un medio de unirnos entre nosotros, los banquetes siempre unen. Todos los que participamos del mismo pan, aunque muchos, venimos a ser un solo pan, un solo cuerpo.

Dios te bendiga y te guarde, haga resplandecer su rostro sobre ti y te conceda lo que pidas, vuelva hacia ti su rostro y te dé la paz.

Fraternalmente,

___
Huellas de Saturnino Junqueras

9 comentarios:

  1. Menuda paz la fotografía, y lo que llegamos a experimentar estando ante El... Gracias

    ResponderEliminar
  2. Como un ser asombrado: En un pedazo de pan hay más vida que en un gorrión que salta y revolotea. Hay la Vida.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha gustado este himno de la Liturgia de las Horas:

    De rodillas, Señor ante el sagrario,
    que guarda cuanto queda de amor y de unidad.
    Venimos con las flores de un deseo,
    para que nos las cambies en frutos de verdad.
    Cristo en todas las almas, y en el mundo la paz.
    Cristo en todas las almas, y en el mundo la paz.

    Como ciervos sedientos que van hacia la fuente,
    vamos hacia tu encuentro, sabiendo que vendrás;
    porque el que la busca es porque ya en la frente
    lleva un beso de paz, lleva un beso de paz.

    Como estás, mi Señor, en la custodia
    igual que la palmera que alegra el arenal,
    queremos que en el centro de la vida
    reine sobre las cosas tu ardiente caridad.
    Cristo en todas las almas, y en el mundo la paz.
    Cristo en todas las almas, y en el mundo la paz.
    Amén

    ResponderEliminar
  4. Como en la eternidad... delante del Sagrario desaparece el tiempo...

    "Dios te bendiga y te guarde, haga resplandecer su rostro sobre ti y te conceda lo que pidas, vuelva hacia ti su rostro y te dé la paz."

    Te abrazo.

    Tu texto, la foto, hoy todo es un regalo...

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosidad, y la fotografía transmite la Paz de Dios. Me ha encantado. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. HERMOSO!!! Preciosa entrada... que Paz ahí Señor!!! AMÉN
    Un gran abrazo Claudio.

    ResponderEliminar
  7. Padre, te da gloria tu hijo en el Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos!

    ResponderEliminar
  8. Quie gran generosidad la de Jesús quedandose con nosotros en el Sagrario.
    Tenemos que aprender de su humildad, aún siendo Dios, se quedó con nosotros expuesto a ser maltratado, si supieramos reconocer el gran amor que nos tiene.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Como un corazón que espera nuestra mirada

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.