6 de febrero de 2012

Rezar y estar en paz



Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre

Según un proverbio árabe la misma lluvia produce espinas en un pantano y flores en un jardín. Y la explicación está en las semillas y en el terreno que son un buen símbolo de tu interior.

En mi espíritu están mi fuerza, mi esencia, y lo externo sólo me afecta en la medida que yo mismo lo permito. Ni los elogios ni los agravios tocan mi alma puesto que tienen que ver con la imagen, no con mi verdadero ser.

Por eso los sabios han estado siempre más allá de la opinión ajena sin perder la paz por los juicios o las críticas. Buda seguía impertérrito cuando lo ofendían y decía: “si respondo cedo al otro el poder que está en mi”.

Sócrates también decía que responder a una ofensa era seguirles el juego a otros y caer en su trampa. Ellos no se dejaban enganchar y yo también lo puedo hacer para que mi vida sea un jardín, no un pantano.

La verdadera sabiduría nace de serenarme, viajar hacia adentro y vivir a Dios en lo íntimo de mi ser. Sólo así puedo tomar decisiones acertadas y aceptar los hechos y las personas con una profunda compasión.

Las pausas me ayudan a escudriñar mi conciencia y reflexionar sobre mis actitudes y mis posiciones. Y lo mejor es que cuando me examino puedo ver aspectos distintos y llegar a la verdad verdadera.

Al calmarme vibro en otra onda, llego a lo mejor de mi mismo, soy más cauto y escojo el camino justo. Debo ir más allá de las apariencias y no caer en la red de los falsos juicios y los malentendidos.

Cualquiera que sea el problema salgo bien si el amor me lleva y hay pureza en mi mente y en mis acciones. ¿Cuántos minutos del día saco para aquietarme? Sólo hay una riqueza por la que vale la pena luchar: estar en paz.

Cordialmente,


___
Leído a Gonzalo Gallo

2 comentarios:

  1. Ciertamente mi querido Claudio...pocas cosas me quitan la Paz ultimamente.....porque es el presente el que habla y si entro-en la muleta que pongan delante....sin pensar....--.me torean tontamente y el cansancio puede ser terrible, asi que ese instante es el del silencio y poner el oido atento a Su Voz que muchas de las veces Calla y sonrie tranquilamente-----Toda una Gracia no crees?-

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que sin la gran ayuda de Dios, muchas veces nos convertimos en fieras desatadas contra los hermanos, cuando que Dios nos invita más a amar.
    Gracias por animarme a adentrarme en mi y recordar de donde soy y cual debe ser mi proceder.
    DTB!!
    SL2 Claudio!!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.