12 de febrero de 2012

Dejarse curar

Paz y bien

6º Domingo durante el año - B
«Se le acercó un leproso que se arrodilló y suplicó a Jesús; “Si quieres, puedes limpiarme”. Jesús tuvo compasión, extendió la mano y le dijo; “Yo lo quiero, queda limpio”. Al instante se le quitó la lepra y quedó sano. (Mc 1, 40-42)
El leproso conocía su enfermedad y sabía que él era incapaz de curarse. Advirtió que Jesús podía hacerlo, y se lo pidió. También, cuando Gabriel propuso de parte de Dios a María ser la Madre del Mesías, Ella no contestó que se pondría a ello, sino que Dios hiciera según su voluntad.

¡Cuántas veces queremos sacar los asuntos nosotros solos, sin contar con la ayuda de Dios! Y el resultado es el fracaso y el desánimo. A veces Dios nos deja solos y permite que nos demos golpes para que -como los niños-, no tengamos más remedio que acudir a Él. ¡Cuándo aprenderemos que en la vida espiritual no se trata tanto de hacer sino de dejar hacer en nosotros, de obedecer! ¿Cuándo permitiremos que Dios haga lo que desea hacer y no empeñarnos en lo que a nosotros nos parece conveniente, o tratando de hacerlo a nuestro modo, incluso contra sus designios?

Lo que ha de llenarse ha de empezar por estar vacío. Si hemos de llenarnos del bien, habremos de comenzar por echar fuera el mal. El Señor desea limpiar este vaso de barro que somos cada uno para echar el licor maravillosos de su gracia, de su presencia. Si queremos, Él puede limpiarnos.
Señor, Tú sabes todo, Tú sabes lo que me viene bien. Me dejaré cambiar, me dejaré sanar. Entra en mi vida y pon orden. Sé que no querrás hacer nada en mí si yo no te lo permito; hazme humilde para que vea mis miserias, mi necesidad, y para que no me oponga a tus curas, que a veces pueden resultar dolorosas.
Que la Virgen María nos acompañe, nos proteja y nos muestre el rostro del Señor.

Fraternalmente,



__
Huellas del P. Jesús Martínez García

4 comentarios:

  1. AAAAAMMMMMMMMMMMMMMÉEEEEEEEEEEEEEENNNNNNNNNN!!!
    Gracias, Claudio.
    DTB!!

    ResponderEliminar
  2. Uf, llevo un dia de espera en el Señor estupendo Claudio, pero doloroso sabes? Sé que El está conmigo porque me dá una Paz Grande y serena...pero me pide que lo escuche en el silencio del que tengo al lado...a mi me encanta dialogar y soy comunicativa..pero me pedia silencio y sonrisa puesta, con naturalidad....y espero que mañana me lo haga mas llevadero.....ansio la humildad y me la está presentando como una amiga acogedora..no te lo pierdas.

    ResponderEliminar
  3. Este evangelio enseña un monton de cosas, desde Jesús que se arriesga a que le llamen impuro porque toca al leproso, hasta éste que no exige, pide desde la conformidad y dice: "Si quieres..." Y Jesucristo quiso.
    "Hágase tu Voluntad, Señor"
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Solo a Él sea la gloria, por siempre!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.