10 de abril de 2012

Trilogías

Paz y bien
Sabiduría 2, 5

Puede parecer algo artificial, pero no deja de tener su razón: las trilogías, que al fin pueden ser símbolos de la Trinidad y así prudentemente, aprovechar el tiempo que Dios nos concede para la práctica del bien como legados históricos, esto es al fin, la práctica de las virtudes.

Tres cosas debemos ser: puros, justos y honrados.

Tres cosas debemos tener: valor, afecto y amabilidad.

Tres cosas debemos dar: limosna al necesitado, consuelo al triste y estima a quien la merece.

Tres cosas debemos amar: la sabiduría, la virtud y la inocencia.

Tres cosas debemos ensalzar: la frugalidad, la laboriosidad y la presteza.

Tres cosas debemos despreciar: la crueldad, la arrogancia y la ingratitud.

Tres cosas debemos lograr: la bondad de corazón, la integridad de nuestros propósitos y nuestra alegría.
«Nuestros días pasan fugaces como una sombra, la muerte no vuelve atrás; una vez señalado por la muerte, nadie vuelve»
Fraternalmente,


Dominus Providebit

2 comentarios:

  1. Y tres veces alegres por la esperanzadora noticia de la resurrección¡

    ResponderEliminar
  2. Que buena entrada Claudio !!!
    La amabilidad y buscar a toda costa la Bondad....encontrarla dentro de nosotros.....Estos dias de Gozo Pascual me adentro en el silencio del Amor que se hace Presente en los que mas sufren......El me llama por mi Nombre y con mi vida he de proclamar su Existencia real. un abrazo

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.