18 de abril de 2012

Aquel que me fortalece

Paz y bien
Jn 15, 5
Filip. 4, 13

Es difícil tener fe; es mucho más difícil vivir sin fe. Con fe, el camino de la vida se hace difícil; sin fe, el camino se torna imposible.

Si no se tiene fe, en su auténtica dimensión, se cae en mil supersticiones ridículas e irracionales. Sin fe, no alcanzarán a levantar una hoja del suelo; con la fe podrán mover el mundo y convertir al hombre.

Ni fe sin amor, ni amor sin fe; ni fe sin obras, ni obras sin fe; ni Dios sin el hombre, ni el hombre sin Dios.

Muchas cosas no se entienden hasta que no sufrimos por ellas.

«Hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace» puede ser una muy buena norma de conducta para la vida. La perseverancia es buena, si es perseverancia en el bien... el bien no es valedero si no es perseverante.

Nosotros solos somos muy poca cosa; el Señor nos lo advierte “... pero sin mi no pueden hacer nada.” En cambio, sabemos que con El todo lo podemos, ya que Cristo y yo somos mayoría aplastante... “Todo lo puedo en Aquel que me fortalece”

Ahora la vida ya toda respira tranquilidad.

Fraternalmente,



Dominus Providebit

3 comentarios:

  1. Claudio....digo a menudo esa Oracion Todo lo puedo en Aquel que me conforta!!! y realmente El se manifiesta...es asi. No puedo estar sin mi Dios, pero el discernimiento es tan necesario como la respiracion....Querer lo que El hace....si no se tiene Fé no se Ve nada de su Obra en mi...pues sus pensamientos no son los mios, y no puedo meterlo en mi cabecita...asi que el abandono en su Gracia es mi respiracion...Ella me trae la Paz para discernir y en Calma poder elegir el Camino que me lleva a El y que a la vez: El me marca.....sin la oracion es imposible ver nada de esto..El es mi Vida: Cristo mi Señor y Salvador.un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bendito sea Dios que encontré éste blog. Desde ahora soy seguidora. Gracias, Claudio por la entrega que haces en éste medio. Recibo envios cada sábado, así como en Facebook. Realmente "En Cristo todo lo puedes". También yo deseo decir lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Solo a El sea la gloria por siempre!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.