2 de abril de 2012

Se puede, siempre se puede

Paz y bien

Cuando sé aquietarme noto como se ensanchan mis posibilidades y puedo avanzar seguro y decidido. Mi fuerza interior crece si estoy en armonía con Dios y con mi conciencia, y así renuevo la fe y alejo las dudas.

Sé que puedo confiar y superar los obstáculos, calmar las penas y dominar la incertidumbre. Todo sale mejor cuando conservo la serenidad y entro en sintonía con Dios dentro de mí.

Sé que en las crisis la luz se apaga para volver a encenderse y, mientras tanto, es penoso caminar. Por eso renuevo la decisión de ser perseverante y me digo a mi mismo palabras de ánimo y esperanza.

Sé que el sol volverá a brillar en el horizonte y no escucho los presagios apocalípticos de los pesimistas. Apelo a toda mi fuerza interior, confío en Dios y El me da fuerzas para proseguir y no rendirme.

Fraternalmente,


 
Dominus Providebit




__
Algunas huellas de Gonzalo Gallo

2 comentarios:

  1. Esta oracion que haces en tu entrada...pues haces oracion ! la tengo incrustada dentro de mi..y este santo que recordamos especialmente HOY, Juan Pablo II la llevó a su vida hasta el final Claudio, ayer vimos la peli de su vida y me dejó muy contenta...me sacó lágrimas que aún no habian salido...y me hizo ver que las lágrimas por los sufrimientos de los demas es un Don enorme que tengo para que mi corazoncillo se renueve y crezca en el Amor.......a veces me engaño encerrando esas lágrimas...y producen mucho dolor de garganta cuando por fin salen a la Luz.....No hay que tener miedo a expresar los sentimientos del corazón, sobre todo si duelen.....un abrazo Feliz Lunes Santo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta entrada Claudio! Me vino bien leerte :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.