21 de abril de 2012

El auxilio de María Santísima

Paz y bien

Invocar a María como Auxilio de los cristianos no es sino expresar con palabras lo que la celestial Madre hace en nosotros con sus obras.

María es la gran auxiliadora del pueblo cristiano, que de ella recibe la protección contra las adversidades, el consuelo en sus penas, la fortaleza en las desgracias.

Si el hijo en todo momento de aflicción acude a su madre, al cristiano no se le cae de los labios la invocación  de su Madre Santísima y a esta celestial Señora nada le preocupa tanto, como ayudar a sus hijos, que a ella acuden con sencilla confianza y profundo amor.
¡Oh Corazón de María! el más simple y compasivo de los corazones después del de Jesús,
Trono de las misericordias divinas en favor de los miserables pecadores; yo, reconociéndome sumamente necesitado, acudo a ti a quien el Señor ha puesto todo el tesoro de ser por ti socorrido. Tu eres mi refugio, mi amparo, mi esperanza; por esto te digo y te diré en todos mis tiempos de apuros y peligros: ¡Oh dulce Corazón de María, se la salvación mía!
Fraternalmente,



Dominus Providebit

1 comentario:

  1. Rezar faz bem e é muito digno para podermos louvar a Deus e a Maria santíssima.
    Quem sabe orar a Maria salva-se porque ela atende sempre suas orações e pedidos.
    Agradeço estes momentos de oração nesta manhã.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.