24 de abril de 2012

¡Ama..!


Paz y bien
2 Pe 1, 5-6

Es bueno hacer lo que Dios quiere; pero quizá sea mejor, y cueste más, querer lo que Dios hace. Y todavía se puede dar otro paso adelante: querer lo que Dios hace, pero quererlo con amor; porque lo que en la vida se hace sin amor, vale muy poco; en cambio, lo que se hace con amor...¡cuánto se estima!

Entre un ramo de flores que te tiran a la cara, o el capullito que te ofrecen con cariño; entre una tarjeta que te la dan como al pasar en la calle o aquella que te ofrecen con amor a la salida del templo... seguramente preferirás esto último. Si las cosas de tu vida las realizas con amor y por amor, nadie te preguntará que es lo que has hecho, sino más bien se fijarán en el amor con que lo has hecho.
«Por esta misma razón, pongan todo el empeño posible en unir a la fe, la virtud; a la virtud el conocimiento; al conocimiento, la templanza; a la templanza, la perseverancia; a la perseverancia, la piedad; a la piedad, el espíritu fraternal; y al espíritu fraternal, el amor»
Nadie te preguntará... tampoco Dios que no se fija tanto en lo que hacemos cuanto en el amor con que lo hacemos... Ama! ésta es la ley, el consejo, la meta, el todo...

Fraternalmente,


Dominus Providebit

1 comentario:

  1. En este AMA...no hay adversario que entre...querer lo que Dios me pone delante es mas facil que pensar yo lo que Dios quiere que haga....ahí se mete siempre la tentacion.....Amar es estar con El y en El.....hacerlo todo por El....la templanza es una virtud que admiro y la pido a cada momento porque carezco de ella....y la serenidad...y ellas me ayudan a perseverar y a trabajar sin cansancios...ni streses....

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.