30 de abril de 2012

Instintos

Paz y bien
Lucas 2, 29-32

Se necesita mucha mayor fortaleza y dominio de si mismo para ser bueno que para ser malo; hay que ser mucho más valiente para guardar fidelidad al deber que para quebrantarlos; se precisa un esfuerzo más vigoroso y constante para remar contra corriente, que para dejarse llevar río abajo.

La ley de gravedad tira hacia abajo; los instintos tiran hacia abajo; el peso de la comodidad nos deja en el llamo; solamente el empuje del motor es el que posibilita ascender a las alturas o arrastrar el tren hacia adelante.

Si en la vida nos dejamos llevar por instintos e inclinaciones, por comodidades o conveniencias, no podremos volar a gran altura... una vida de bajo vuelo, de muy limitada visión, de horizonte difusos.

Es siempre más hermoso y provechoso aspirar a las alturas oxigenadas que a las miasmas de los pantanos; se divisa siempre un panorama más cautivados desde arriba que al ras de la tierra.
«Señor, ahora ya puedes dejar que tu servidor muera en paz como le has dicho. Porque mis ojos han visto a tu Salvador que tu preparaste para presentarlo a todas las naciones. Luz para iluminar a todos los pueblos y gloria de tu pueblo, Israel»
Adelante... siempre hacia arriba...Cristo posibilitará nuestro perfeccionamiento.

Fraternalmente,



Dominus Providebit

1 comentario:

  1. Nada es fácil, solo necesitamos no ser cobardes y ser perseverantes.
    Besos pa!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.