19 de abril de 2012

Imperfectos

Paz y bien
Job 4, 17
Job 9, 2-3

Nadie es totalmente perfecto, todos tenemos nuestras limitaciones, que no serán producto de una mala voluntad, pero si ello fruto de la humana naturaleza, débil e imperfecta.

Hasta el sabio más sabio reconoce que hay cosas que ignora; más aún, cuanto más sabio es, más reconoce y lamenta el mundo ilimitado al que no alcanza con sus conocimientos, incluso en su propia especialidad.

Hasta el santo más santo reconoce que tiene sus defectos e imperfecciones; más aún cuanto más santo es, tanto más humillado se siente, pues ve y lamenta que le falta tanto aún para llegar a conseguir perfección.
“¿Hay algún hombre que se encuentre bueno delante de Dios?” “¿Cómo puede un hombre justificarse ante Dios? Si quisiera discutir con Él, no podría responderle ni una entre mil veces”.
No temas por lo tanto, reconocer en ti limitaciones, imperfecciones y defectos; reconócelos y siéntelo profundamente. Si pensaras que no tienes defectos, sería argumento irrebatible para probar que distas mucho de la sabiduría y santidad; si lo reconoces, estás demostrando sin palabras, pero con hechos, que tiendes a ambas cosas: a la ciencia verdadera y a la santidad.

El esfuerzo por la propia perfección, es una tácita confesión de las propias deficiencias.

Fraternalmente,


Dominus Providebit

4 comentarios:

  1. Y en el reconocimiento y la entrega al Jefe de nuestra debilidad, ya hay parte del camino andado

    ResponderEliminar
  2. hoy entre a este sitio sencillo pero de gran valor para la evangelizacion en hora buena
    saludos en nombre del buen Dios

    ResponderEliminar
  3. Claudio: Hace años me mandaron leer el libro de Job como lectura espiritual y no sabes la paz que trajo a mi vida.

    ¿Cómo no sentirse imperfectos si lo somos por naturaleza?.

    Una pregunta que siempre me he hecho es la de por qué los santos más santos se sienten pecadores, pero he conseguido entenderlo, supongo que es el Espíritu Santo quien lo ha conseguido. La razón es porque la cercanía de Dios, cuanto más cerca se está de Él más imperfecto se ve uno.
    Me ha gustado mucho tu reflexión.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Dentro das nossas limitações que nos tornam imperfeitos existem os humildes e os orgulhosos.
    Os primeiros sabem e aceitam as suas imperfeições trabalhando para se aperfeiçoarem diariamente .

    Os restantes vivem num mundo diferente julgando-se melhor que todos...mais imperfeitos também.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.