25 de junio de 2012

Saber adonde ir

Paz y bien
1 Tes. 5, 23

Ser un hombre íntegro es una meta que todos quisiéramos alcanzar, y es que la integridad supone un proceso de evolución que ya se ha recorrido antes de llegar a ella.

La integridad es el equilibrio de la autenticidad; el hombre íntegro, el hombre que tiene una personalidad definida y recia, es aquel que sabiendo bien lo que debe hacer, y saliéndole desde adentro, no se deja llevar por las fluctuaciones circunstanciales.

Ser íntegro es no solamente caminar, sino caminar sabiendo hacia donde se va; al fin y al cabo, cuando un hombre sabe adonde va, el mundo se aparta para darle paso.
«Que el propio Dios de la paz los santifique llevándolos a la perfección. Guárdense enteramente sin mancha, en todo su espíritu, su alma y su cuerpo, hasta la venida de Cristo Jesús, nuestro Señor»
Ser íntegro es potenciar nuestra personalidad poniéndola al servicio de los demás, pero viendo en ellos la imagen de Cristo, que nos lleva a Dios.

Fraternalmente,



Dominus Providebit

2 comentarios:

  1. A integridade é cuidar de fazer crescer em nós grandes virtudes:
    - Justiça e Paz
    - Amor e respeito
    - Partilha e alegria
    Nunca sermos possessivos nem orgulhosos. Usarmos de descrição e simplicidade em todas as nossas relações com os outros.
    Sabermos estar ao serviço dos que nos rodeiam.

    ResponderEliminar
  2. Hola apreciado amigo, saludos.

    Gracias por esta entrada y paso a dejarte un fuerte abrazo y desearte una feliz semana.

    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.