10 de junio de 2012

Ego sum panis vivus

Paz y bien

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

La Eucaristía es un misterio de fe y de amor. Sólo la fe y el amor descubren a Aquél que se esconde en esas cosas. Es un misterio que Dios se haya hecho hombre para acercarse a los hombres, y haya escondido su divinidad en su humanidad; pero mayor misterio es que se haya querido quedar hasta el fin de los tiempos, escondida incluso su humanidad, en un trozo de pan y en un poco de vino. ¡Ahí está Jesús vivo!; éste es su Cuerpo, el mismo que nació de María y que vieron en la cruz; aquí está su Sangre derramada por nosotros, está su Alma que animó aquel Cuerpo y que entregó al Padre; aquí su Divinidad.

Jesús instituyó este Sacramento como memorial perenne de su Pasión, Muerte y Resurrección, de su Alianza de amor por nosotros. La fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía llevó a la devoción de adorar a Jesús Sacramentado fuera de la Misa. Primero fue para llevar este manjar a los enfermos y a los presos por la fe; después para darle culto público: bendición con el Santísimo, procesiones, visitas al Sagrario, adoración y velas nocturnas...

En muchos lugares se vive la antiquísima costumbre de llevar por las calles a Jesús Sacramentado «rompiendo el silencio misterioso que circunda a la Eucaristía y tributarle un triunfo que sobrepasa el muro de las iglesias para invadir las calles de las ciudades e infundir en toda la comunidad humana el sentido y la alegría de la presencia de Cristo, silencioso y vivo acompañante del hombre peregrino por los senderos del tiempo y de la tierra» (Pablo VI).
Creo, Señor, que estás ahí, "mirándonos como a través de celosías" (Ct 2,9). No has querido esperar al encuentro definitivo allá en el Cielo y nos has dejado un anticipo de esa figura que un día contemplaremos con gozo y sin velos. Sé que me esperas para aumentar mi fe, mi esperanza y mi amor.
Fraternalmente,



__
Huellas de Jesús Martínez García

Dominus Providebit

1 comentario:

  1. Mistério que custa a entender.
    Deus se dá e se oferece por amor em forma de Pão da Vida.

    Jesus é na verdade o Filho de Deus e trouxe-nos uma nova corrente de pensamento e amor.
    Apenas Ele poderá dar-nos essa Fé, esse acreditar e ainda o desejo de O comungar em cada dia para podermos caminhar com Ele.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.