2 de junio de 2012

Oración a la Virgen de la Merced

“Sean libres, pero no hagan de la libertad
un pretexto para hacer el mal.
Sean libres como servidores de Dios” 
1 Pedro 2, 16-17
Paz y bien

Pidámosle a María, liberadora de los cautivos, abrazándonos con fuerza a su manto, para que así como ella pudo mantenerse serena y confiada en los momentos más cruentos y dolorosos de su vida, por la gracia de Dios, nos ayude a liberarnos de toda atadura espiritual y terrenal que nos esté impidiendo imitarla y sentirnos libres en Cristo.
Santísima Virgen María, Madre de la Merced... nosotros tus hijos recurrimos a ti pidiendo tu poderosa intercesión. Te pedimos que nos libres de todas las cadenas que nos impiden vivir con la libertad de los hijos de Dios.

A cada intensión repitamos: Virgen María, líbranos

De toda herencia genética negativa.
De las heridas del seno materno.
De las heridas de la infancia.
De las ataduras del pecado.
De la soberbia.
Del egoísmo y la avaricia.
De la agresividad.
De los desordenes sexuales.
De los vicios compulsivos y de malos hábitos.
De los prejuicios.
De no aceptarme como soy.
De estar sujeto a roles.
De las supersticiones.
De los temores y angustias.
De los rencores y resentimientos.
Del querer hacer mi voluntad y no la tuya.
De las enfermedades psíquicas y físicas.
De todo aquello que cada uno, en este momento, desea alcanzar...

Nuestra Señora de la Merced, vos que en la historia de la Iglesia has sido invocada como liberadora de los cautivos; nosotros, hoy renovamos nuestra confianza en tu amor por nosotros y en tu poderosa intercesión, recibe las súplicas que con fe te presentamos, para que tú las presentes a la Santísima Trinidad.

Ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amen
Fraternalmente, 



___
Huellas de Gustavo E. Jamut





2 comentarios:

  1. Todos os dias e a todas as horas nós devemos orar a Maria com humildade e suplica para que ela sempre nos ajude e proteja nos livrando de todo o mal.

    Maria é a Mãe que sempre acompanha aqueles que a ela se entregam e acolhe aqueles que lhe pedem protecção.

    ResponderEliminar
  2. Amén

    (le tengo mucha devoción a Ntra sra de la Merced. Mis padres se casaron en una iglesia dedicada a Ella)

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.