17 de junio de 2012

Paciencia

Paz y bien

Domingo 11 - B - Tiempo Ordinario, Marcos 4, 26-34

El hombre paciente se asemeja al labrador que acomoda su tarea al ritmo propio de la naturaleza, al arado, la siembra, el riego... Cada cosa tiene su momento y hay que esperar meses hasta recoger, multiplicados, los granos que se sembraron y se convertirán en pan. El impaciente querría recoger sin seguir todos los pasos. Hasta para hacer el bien es preciso la paciencia. Todos necesitamos del paso del tiempo para que la semilla de la palabra de Dios vaya arraigando y creciendo dentro de nosotros.

Dios se acomoda al compás de las personas y de las cosas sin acelerarlo. Parece como si Dios no tuviera prisa, pero al pasar el tiempo, sucede lo que tenía previsto, si se han dado los pasos. Es importante no impacientarse ante uno mismo, pensando que no se mejora, que no se vence una dificultad. Y es importante en el apostolado no pretendiendo recoger el fruto que aún no está maduro, pues se estropeará. Las plantas no crecen tirando de ellas hacia arriba. La conversión o la vocación es una tarea del Espíritu Santo que remueve los corazones, cuenta con las circunstancias personales y ambientales y con el paso del tiempo.

No es que las cosas se arreglen solas -porque la paciencia está en las antípodas de la pereza- ni con el mero paso del tiempo. Es que los grandes frutos no pueden apresurarse, se logran con la paciencia que es confianza en Dios y respeto a los demás.

Fraternalmente,  




____
Huellas de Jesús Martinez Garcia 



† 
Dominus Providebit

3 comentarios:

  1. Es sorprendente el amor de Dios. Su
    paciencia, su espera. El es, Padre y Madre.
    ¡Gracias Claudio, feliz Domingo!
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo.
    Paciencia, saber esperar y caminar.
    Un saludo en Cristo.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
  3. No olvideis, mirad en vuestro interior, pensad en vuestras vidas y en la de vuestro alrededor, Para sembrar el mal hay mucha gente que tambien tiene paciencia, no se divide a un conjunto consagrado en un solo día, El MAL también es paciente y persistente, salvo que se vence con el AMOR que subyace en nuestro interior como parte de la familia Sagrada

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.