27 de junio de 2012

Amar lisa y llanamente...

Paz y bien
Juan 13, 20

¿Estás dispuesto a colocar la felicidad de los otros por encima de la tuya, a buscar la felicidad de los otros antes que la tuya? ¿Eres capaz de ir más allá, procurando la felicidad de los que te rodean, aún a costa de la tuya?

Aceptar a los otros no es otra cosa que cederles un lugarcito en nuestro corazón; pero para cederles un lugar es preciso arrinconar algunas cosas nuestras, nuestros propios sentimientos y conveniencias.
«Les aseguro que el que recibe al que yo envíe, me recibe a mi, y el que me recibe, recibe al que me envió»
Todo esto es lisa y llanamente amar; y, en consecuencia, amar es negarse a si mismo, olvidarse de si, inmolarse, sacrificarse... amar en resumidas cuentas, no es otra cosa que sufrir por la persona que uno ama...

Fraternalmente,



Dominus Providebit

1 comentario:

  1. Yo quiero vivir asi siempre....pedir pobremente la gracia que me lleve a ello....un abrazo....Hoy necesito que me tengas en tu oracion eh Claudio???

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.