1 de junio de 2012

Puertos


Suelta amarras, entra en el ritmo de la aventura,
en el ritmo de la grande, maravillosa y necesaria aventura
que significa conquistar la vida...
Y en esa travesía, 
un barco puede quedar parado, adornando el puerto...
En este incesante proceso,
es la propia vida, la propia libertad
la que se está construyendo...

Fraternalmente,



__
Huellas de Natalia Maccari

1 comentario:

  1. Bogar si no hay vientos, pero no detener el rumbo. ¿Verdad? Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.