12 de junio de 2012

No digas nunca...

Paz y bien

No digas nunca “ya no puedo más”... no sabes cuánta es la fuerza que descubre en sí el que se mira por dentro, el que se decide a seguir poniendo esfuerzos, cada vez más redoblados.

No digas nunca que no puedes más, cuando se trata de corregir tus defectos... siempre puedes poner un esfuerzo más.

No digas que no puedes más, cuando se trata de sufrir... lo que tú has sufrido, ciertamente que no ha llegado a lo que otros están sufriendo a tu lado; si ellos pueden más, ¿por que tú no podrás?

No digas que no puedes más, cuando se trata de ayudar a los otros... es tanto lo que tú tienes para darles, que nunca darás lo suficiente y nunca te darás del todo.

Se más optimismo contigo mismo, tente más confianza, cobra más valor, dilata tus horizontes...
«Porque Dios es el que produce en ustedes el querer y el hacer, conforme a su designio de amor» [Filp. 2, 13]
A Dios debemos recurrir siempre que sintamos que nuestras fuerzas  y nuestro entusiasmo van disminuyendo... apagándose.

Fraternalmente,



Dominus Providebit

3 comentarios:

  1. No, no tiro la toalla....pero en mi caso que soy Impaciente, vehemente, arrojada, intrepida..etc...El Señor me hizo hundirme del todo para que me dé a Su Medida..no a la mia...con sencillez y teniendolo en cuenta siempre...y asi es otra cosa Claudio...El siempre va a tope pero dentro del Misterio del Amor..que se entrega sin cansarse nunca!...que diferencia!!!!

    ResponderEliminar
  2. hola!!! me encantó el blog, la verdad está excelente!!! me gustaría que mires mi blog, y que opines, me des algún consejo, realmente lo valoraría mucho, y si tenes la posibilidad, y crees que vale recomendarlo a tus contactos, realmente te lo agradecería de corazón. Trata sobre temas religiosos, filosóficos, teológicos, y cosas de ese estilo, de Doctrina también, catequesis, meditaciones, reflexiones... enfin, creo que puede llegar a gustarte!! Que Dios te bendiga!!!http://apostol-totustuus.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Estimado Claudio, acabo de aterrizar por aquí de puro milagro, al ver una entrada en el perfil de "Apostol Totus Tuus" (que me hizo ir a su blog y leer algo); tu entrada ésta me recordó un texto mediopoético que tengo escrito, muy breve, titulado: "Cuando digo no puedo"... A ver si te lo hago llegar, por compartir al menos el mismo ideal ;-) Gracias.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.