9 de junio de 2012

Honrar a María: Parecerse a ella

Paz y bien

Me parece que no se puede empezar a hablar hoy de la Virgen sin comenzar recordando aquellas palabras capitales en las que el Concilio Vaticano II recuerda como debe ser una verdadera devoción católica a María. "Recuerden los fieles que la verdadera devoción no consiste ni en un estéril y transitorio sentimentalismo, ni en una vana credulidad, sino que procede de la fe verdadera, que nos lleva a reconocer la excelencia de la Madre de Dios y nos inclina a un amor filial hacia nuestra madre y a la imitación de sus virtudes"

Creo que no se puede decir más en menos palabras. Y empieza el Concilio recordándonos, en primer lugar, lo que la devoción Mariana no es, porque demasiada gente usa a la Virgen como un recurso emotivo, como un refugio sentimental, coma un recuerdo infantil. Y la ternura es buena, y buenas son las flores y las velas, siempre que no se quede todo ahí, siempre que la devoción no se reduzca a un estéril y transitorio sentimentalismo que afecta solo al corazón, pero no influye en la vida.

Explica luego el Concilio que es la devoción Mariana y señala tres aspectos fundamentales: algo que brota de la fe, que conduce al amor y produce la imitación de las virtudes. Tres aspectos fundamentales e imprescindibles.

La devoción Mariana surge de la fe y es por tanto inseparable de Cristo. La grandeza de María viene de su relación con Jesús.

No es una diosa independiente. Es la madre del salvador. Y mal se podría creer en María si no se creyera en serio en la salvación que a nosotros y a ella nos llega de Jesús.

Esta fe conduce al amor. Nosotros queremos a la Virgen y la queremos tierna y apasionadamente, como se quiere, sin metáforas, a una verdadera madre. Ella no solo ayuda a engendrarnos en la gracia, sino que sigue engendrándonos en ella con su amor maternal.

Y ese amor se manifiesta en la imitación de sus virtudes. Esta es la verdadera piedra de toque de la devoción Mariana. Porque de nada serviría visitar sus santuarios, rezarle rosarios, encenderle velas, hacerle promesas, llevarle flores, si no terminamos  por parecernos a ella.

Y hace es donde falla mayormente nuestro amor a María. Porque son muchos los que se llenan la boca de su nombre, pero sentirían terror de vivir como ella en la pobreza y en la estrechez. Son muchos los que la consideran su madre, pero encuentran indigno trabajar con sus manos como ella. Hay incluso círculos, ambientes e instituciones religiosas en los que una mujer trabajadora, esposa de un obrero, o no tendría sitio o seria aceptada un poco «por caridad». Hay gentes que organizan rosarios, cultos, ceremonias en honor a María, pero jamás se entregaran a sus hermanos como María se entrego a su misión. Hay quienes piensan que pueden combinar ternura Mariana y egoísmo, y son más amigos de regalar imágenes Marianas que de poner en orden y justicia sus negocios.

Que el mes de mayo lo hayamos empleado no solo en honrar y recordar a María, sino en preguntarnos en que nos parecemos a ella. Porque -como dijo Pablo VI- "es natural que los hijos tengan los mismos sentimientos que sus madres y reflejen sus méritos y virtudes".

Fraternalmente,



___
Huellas del Padre José Luis María Descalzo


Dominus Providebit

2 comentarios:

  1. María siempre nos marca el camino. El Padre Martín Descalzo fue un magnífico periodista y un gran hijo de su MADRE, un ejemplo para todos.
    ABRAZOS EN XTO JESUS.

    ResponderEliminar
  2. Imitarla,; este tenia que ser nuestro
    programa de vida.¡Madre que quien me
    mire te vea!
    ¡Gracias Claudio!
    Un abrazo en XTO. Jesús.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.