6 de junio de 2012

Misericordiosos

Paz y bien
“Si precisas una mano, recuerda que yo tengo dos...” 
(San Agustín)

“Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia”. La misericordia es fruto de un corazón tierno y compasivo, que sabe sufrir con los que sufren y llorar con los que lloran y afligirse con lo que tienen alguna pena.

Ser misericordioso es volcar un poco de dulzura en el corazón amargado, derramar algo de bálsamo en el ánimo abatido y comunicarle nuevas fuerzas, para ir repechando el camino del deber.

Ser misericordioso es consolar al triste, acompañar al que se halla en soledad, dejar que el prójimo vuelque en nosotros sus preocupaciones, que se desahogue de sus aflicciones y opresiones.
«¿No debías haberte compadecido de tu compañero como yo me compadecí de tí?» (Mateo 18, 33)
Los misericordiosos obtendrán también ellos misericordia, encontrarán corazones que los comprendan cuando para ellos les llegue la hora del dolor... hallarán quien les suavice  su pena, quien comparta su amargura; y como ellos supieron aliviar la pena de otros... otros aliviarán sus penas...

Fraternalmente,


† 
Dominus Providebit

1 comentario:

  1. Misericórdia é um dom do Espírito Santo. Se Deus não for Misericordioso ninguém se salvará.

    Devemos praticar esta virtude todos os dias e a todas as horas porque o Senhor quer que dêmos testemunho de vida e da fé que professamos.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.