13 de enero de 2011

Quiere lo que Dios quiere

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre
No te inquietes por las dificultades de la vida, por sus altibajos, por sus decepciones, por su porvenir más o menos sombrío.

Quiere lo que Dios quiere. Ofrécele, en medio de inquietudes y dificultades, el sacrificio de tu alma sencilla que, pese a todo, acepta los designios de su providencia. Poco importa que te consideres un frustrado si Dios te considera plenamente realizado; a su gusto. Piérdete confiado ciegamente en ese Dios que te quiere para sí. Y que llegará hasta ti, aunque jamás lo veas. Piensa que estás en sus manos, tanto más fuertemente agarrado, cuanto más decaído y triste te encuentres.

Vive feliz. Te lo suplico. Vive en paz. Que nada te altere. Que nada sea capaz de quitarte tu paz.

Ni la fatiga psíquica, ni tus fallos morales. Haz que brote, y conserva siempre sobre tu rostro, una dulce sonrisa, reflejo de la que Dios continuamente te dirige.

Y en el fondo de tu ser coloca, antes que nada, como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios.

Recuerda: cuanto te reprima e inquiete es falso. Te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida y de las promesas de Dios. Por eso, cuando te sientas apesadumbrado, triste…, adora y confía”.

Pierre Teilhard de Chardin (1844-1932)
Fraternalmente,


12 comentarios:

  1. Qué precioso texto y qué buenas recomendaciones. Otra cosa es llevarlas a la práctica. Con humildad pienso que se puede, aunque nadie dice que sea fácil... Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Claudio me encantó el post.
    Que nuestro Señor nos ayude a echar sobre Él nuestras cargas cuando parezcan insoportables.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Elige, y si... seguro que si le ganamos a Dios (eligiendo otro camino), salimos perdiendo; bien decís, solo con humildad podremos discernirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Alicia, amiga..., «llenarnos de la paz de Dios», que así sea!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Precioso texto de Teilhard...Se trata de abandonarse en las manos de Dios. Su voluntad...Muchas gracias. Un abrazo: Joan Josep

    ResponderEliminar
  6. Claudio hermoso texto, con su permiso me gustaría copiarlo, en Notas, del facebook... Le envio un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Joan Josep, un gran abrazo en el Señor.

    Magda, todo sea para la Gloria de Dios. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu reflexión que dios te bendiga siempre que el Señor nos ayude muy unidos en oración y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Una maravilla, Claudio, una maravilla. Gracias. Dios te bendice.

    ResponderEliminar
  10. Lourdes, Felicitas... ¡unidos en oración!
    Fraternalmente,

    ResponderEliminar
  11. Siempre me gustaron -algunas- cosas de Teilhard. Esta.., es maravillosa. Gracias por traerla. SALUDOS.

    ResponderEliminar
  12. Arcendo, un abrazo fraterno en el Señor!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.