23 de enero de 2013

Como una plegaria


Señor, que no tenga yo a ningún hombre por enemigo, y que sea amigo de lo eterno.
Que ame, busque y logro sólo lo que es bueno.
Que desee la felicidad de todos los hombres y que envidie a ninguno.
Que no me regocije con la desventura del que me ha hecho mal.
Que hasta donde alcancen mis fuerzas preste la ayuda necesaria a todos los necesitados.
Que pueda con palabras amables y consoladoras aliviar las penas de los que sufren.
Que cuando yo haya dicho o hecho algo malo, no espere que los demás me lo hagan conocer, sino que yo mismo me lo reproche hasta corregirme de ello.
Que me acostumbre a mostrarme amable y nunca irritado con los demás, cualquiera sea la circunstancia en que me encuentre.
«Que cada uno se revista de sentimientos de humildad para con los demás, porque Dios se opone a los orgullosos y da su ayuda a los humildes. Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que él los eleve en el momento oportuno. Descarguen en él todas sus inquietudes, ya que él se ocupa de ustedes.» (1 Pedro 5, 5-7)
Fraternalmente, paz y bien




Imagen: «Como una plegaria» de Lorena Rodríguez, artista plástica argentina.

2 comentarios:

  1. Peço a Deus todas as manhãs que me ajude a ser amigo de todas as pessoas e que seja capaz de semear apenas amor, bondade, mansidão...

    Paz e bem para todos vós

    ResponderEliminar
  2. Mucha bendición hermano Luis

    P. Adolfo
    Comunidad San Pablo

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.