3 de mayo de 2012

Una plegaria frente al Santísimo


Oh Jesús, dame a conocer lo que vale mi alma, para que me devore el celo que a Ti te devoraba:

- Salvar un alma es hacer una reina de una esclava...
- Salvar un alma es sacar un alma del infierno y subirla a las celestiales moradas...
- Salvar un alma es sacarle a Cristo un clavo, curarle una llaga...
- Salvar un alma es sustituir en la corona de Cristo, una espiga por una perla preciada...
- Salvar un alma es recoger una gota de sangre de Cristo, de otra manera despreciada...
- Salvar un alma es conquistar también el cielo para el que la salva...
Bendito el Señor en la bóveda del cielo... alabado y glorioso y ensalzado por los siglos de los siglos.
Fraternalmente, 



Dominus Providebit

2 comentarios:

  1. Pues tengo un alma adjudicada para salvar...si, espero tus oraciones para que no sucumba ante este reto....ella está perdida y solo puedo rezar.....Tu entrada me ha motivado mucho en esta intencion.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo que gosspi, Claudio, me motiva a seguir haciendo apostolado tratando de salvar almas... dificil tarea... Un gran abrazo desde Paraguay

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.