8 de mayo de 2012

Compartir es convivir

Paz y bien
Hebreos 4, 15

Es mucho lo que nos queda por hacer, reemplazar el ardor de la violencia por la vehemencia del amor; cambiar nuestro viejo estilo de conquista en el apostolado por la más evangélica actitud de servicio a los demás.

Es más bello morir por una bella causa que matar por ella; es más constructivo trabajar por un día de guerra para la paz que trescientos sesenta y cuatro de paz para la guerra. Es bueno llegar a una meta, pero es mejor ayudar a otros para que lleguen con nosotros.

Es hermoso compartir el pan con el que tiene hambre, el techo con el peregrino, la capa con el desnudo, la amistad con el solitario, la alegría con el triste, las lágrimas con el que llora, la angustia del que sufre, la fe con el no-creyente.

Compartir es convivir; convivir es simplemente vivir, porque una vida que no se comparte, no se convive, no se vive... y si no se vive, se está muerto... ¡Cuántos que piensan vivir están muertos!
El Sumo Sacerdote que tenemos no es insensible a nuestra debilidad, ya que, como nosotros, ha sido probado en todo, excepto el pecado.
Pensar en los demás..., la compasión es sufrir con otro, sufrir por los demás, entregarse a los demás... todo eso no es si no imitar a Jesús. Todo amor genuino es compasión, y todo amor que no sea compasión es egoísmo.

Fraternalmente,



Dominus Providebit

3 comentarios:

  1. O amor é mais forte que todas as guerras e todas as diferenças raciais
    O amor perdoa, compreende, ajuda e está sempre pronto a recomeçar em paz e amor.

    Felizes aqueles que amam de coração puro em verdade, Deus os abençoará.

    ResponderEliminar
  2. Aprendo del Libro de la Vida Claudio y es asi conviviendo con los demas como te enteras de como está el hermano...mi intuicion hace que vea el sufrimiento cuando exteriormente solo hay sonrisas...y no sabes la reaccion....callar y orar, en ocasiones preguntar pero con mucha delicadeza......De nuevo he cogido la Historia de un Alma de teresita de Lisieux...es la 9 vez que lo cojo, y siempre me dice tantas cosas nuevas......un abrazo en la Paz.

    ResponderEliminar
  3. Bendito el Señor en la bóveda del cielo, alabado y glorioso y ensalzado por los siglos de los siglos!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.