12 de mayo de 2012

María... acuérdate

«Por entonces María tomó su decisión y se fue, sin más demora, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel» (Lc 1, 39-40)
Llamemos a María, nuestra mamá del cielo, que venga presurosa a visitarnos en medio de nuestras oscuridades y amarguras, así como lo hizo con su prima Isabel; que nos ayude a recibir a Jesús en nuestras vidas, nos auxilie, nos proteja y haga crecer en nosotros la fuerza de su amor.

Acuérdate, ¡piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir ninguno
de los que han acudido a tu protección
reclamando tu asistencia e implorando tu socorro,
haya sido abandonado por Vos.
Animado con esta confianza,
a Vos también acudo, ¡oh Virgen! Madre de las vírgenes,
y, aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados,
me animo a presentarme ante Ti.
No desoigas mis súplicas ¡oh Madre de Dios!
antes bien escúchalas y acógelas, benignamente. Amén

Fraternalmente,



Dominus Providebit

4 comentarios:

  1. Maria de Nazaré, Mãe de Jesus e nossa Mãe nos acolha a todos sob a sua protecção e nos defenda de todo o mal. Felizes os que têm Nossa Senhora por sua Mãe.

    ResponderEliminar
  2. María,Mamá del cielo, ven pronto
    a socorrernos, lo necesitamos.
    ¡Gracias Claudio, has elevado mi
    corazón al Cielo con esta hermosa
    oración, que tanto le agrada a Ella.
    ¡Muchas gracias!
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Nuestra madre Maria, como dice tu post, que venga presurosa a visitarnos.
    Gracias por este post.
    Te dejo un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Solo a El, Señor de la historia, el Honor y la Gloria!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.