7 de mayo de 2012

Dirección y propósito... sin vueltas

Paz y bien
Doloroso es el tiempo que entre dudas se pasa. (Séneca)

Haz lo antes posible lo que tienes que hacer. No dilates el cumplimiento del deber; dilatarlo, ya no es cumplirlo con perfección.

Si lo tienes que hacer, mientras no lo realices, ese deber estará grabado en tu conciencia, y por más que luego lo realices, siempre quedarás con la amargura de no haberlo cumplido a su debido tiempo.

O al menos con suficiente generosidad, ya que hacer las cosas bien, pero tarde, hasta los menos dotados las hacen; pero hacerlas pronto y bien, eso es propio de almas generosas.

Si el deber es amargo y lo realizas pronto, antes pasará la amargura y te quedará la satisfacción de haber cumplido... si es amargo y dilatas el cumplirlo, no harás sino aumentar la amargura y, por ello, sufrir sin mérito.

«El posponer es simplemente estúpido. Mañana también tendrás que decidir, así que ¿por qué no hacerlo hoy? ¿Crees que mañana serás más sabio que hoy? ¿Crees que mañana serás más vivo que hoy? ¿Crees que mañana serás más joven que hoy, más fresco que hoy? Mañana serás más viejo, tu coraje habrá disminuido. Mañana serás más experimentado, tu astucia será mayor; mañana la muerte estará más cerca. Empezarás a titubear y a tener más miedo. Nunca aplaces para mañana. Y, ¿quién sabe?, el mañana puede que venga o puede que no venga. Si tienes que decidir, tienes que decidir ahora mismo.», dice Osho.
Pensé: «Dios juzgará al justo y al criminal, porque hay un tiempo para cada cosa, y Dios juzgará las obras de cada uno. Comprobé que lo mejor para el hombre es gozar de sus obras porque esa es la condición humana. ¿Quién le dará a conocer lo que pasará después? (Ec. 3, 17 - 22)
No digas que te falta tiempo, tienes exactamente el mismo numero de horas al día que las que recibieron Helen Keller, Luis Pasteur, Miguel Ángel, la Madre Teresa de Calcuta, Leonardo Da Vinci y Albert Einstein y recuerda que el tiempo es como el viento, arrastra lo liviano y deja lo que pesa.

Fraternalmente,





Dominus Providebit

3 comentarios:

  1. Que sabiduria de entrada Claudio!!!Es la naturalidad ante la Voluntad de Dios que se hace facil y hasta divertida a veces cuando se pone el corazón en las cosas...cuando te dejas hacer por El....

    ResponderEliminar
  2. De verdad Claudio ¡Que sabiduría,
    ¡Muy hermoso!
    Feliz semana!
    Un abrazo en el Señor.

    ResponderEliminar
  3. Solo a El sea el honor y la gloria, por siempre!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.