30 de mayo de 2012

Consuelo

Paz y bien

«Felices los afligidos porque serán consolados» Bienaventuranza difícil de comprender, pero que encierra todo un secreto de verdadera felicidad.

Los afligidos, los que lloran, los que se sienten deprimidos y angustiados; todos los hombres deben gustar esos momentos amargos en determinadas circunstancias de su vida; el dolor física o moral se prenden de nosotros, atenazan nuestras carnes o se prenden de nuestro espíritu...  muerden, desgarran, laceran...

La enfermedad, el malestar... una accidente de graves consecuencias, lo mismo que la incomprensión de nuestros más cercanos, el olvido, las relaciones tirantes, los tratos agrios... en fin, todo un mundo de dolor, de amargura...

Bienaventurado de mi si soy capaz de llorar sin rebelarme porque seré consolado. El hombre es un niño distraído, es un despreocupado hasta que el llanto lo hace adulto, reflexivo, inteligente. Solo los que lloran o quienes han llorado, saben amar y comprender... aman a los que gimen, los entienden en sus dolores, los ayudan con su bondad que sabe que duro es estar solos en el llanto.

Ellos saben amar a Dios porque han comprendido que todo fuera de Dios es dolor; que el dolor se mitiga si se llora en el corazón de Dios; que el llanto resignado, que no destroza la fe, que no seca la oración, que no conoce la rebelión, sirve para transformarse y que del dolor viene el consuelo.
«...el Señor ha oído mi llanto. El Señor ha escuchado mi plegaria y ha aceptado mi oración» (Salmo 6, 9b-10)
Cuando todo resulta ineficaz, cuando nada en la tierra puede ser un suave, es entonces cuando Dios aparece en el espíritu del hombre y lo calma y lo consuela y llega  a hacerlo feliz.

Fraternalmente, 

1 comentario:

  1. «Felizes os que choram porque serão consolados»

    Jesus quis dizer que devemos ter paciência e esperar o fim do nosso sofrimento.

    «Não há bem que sempre dure nem mal que nunca acabe» diz o povo.

    Devemos lutar para vencer a nossa dor de amor e todas as outras. Estou certo que Jesus estará atento para nos ajudar.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.