9 de mayo de 2012

Por el peso de la verdad


Paz y bien
Efesios 4, 1-3

Razonamos con frecuencia; no tan frecuentemente tenemos razón; porque son dos cosas muy distintas razonar y tener razón.

Razonamos cuando discurrimos y defendemos nuestra posición, damos argumentos para hacer ver que nuestra actitud es la más correcta, la más conveniente, la única que debe imponerse. Eso es razonar: dar razones, presentar argumentos.

Pero no siempre que razonamos tenemos razón; porque a veces nosotros hasta nosotros mismos sospechamos que no tenemos razón y, sin embargo, seguimos en nuestra posición, la defendemos pese a todo.

¿Por que será? ¿No habrá allí buena dosis de soberbia, de engreimiento, de orgullo que nos impide dar el brazo a torcer? ¿Y no empleamos entonces la razón, en nuestras argumentaciones, precisamente para encubrir una sinrazón?
Los invito pues, yo, “el preso de Cristo” a vivir de acuerdo con la vocación que han recibido. Sean humildes, amables, pacientes y sopórtense unos a otros con amor. Mantengan entre ustedes lazos de paz, y permanezcan unidos en el mismo espíritu.
Los argumentos siempre necesitan de la razón para ser verdaderos y honestos; la razón no siempre necesita de los argumentos, pues se impone por si misma, por su misma fuerza, por el peso de la verdad.

Fraternalmente,



___
Huellas de Alfonso Milagro cmf

Dominus Providebit

3 comentarios:

  1. A verdade alivia-nos. Tira-nos o peso e a dor da mentira.
    Quem ama a verdade vive feliz.

    ResponderEliminar
  2. El combate de la razón....dice un filosofo hebreo que la intuicion es un medio de conocimiento de la Verdad mas poderoso que la razón...y si yo la pongo en la Gracia te diré que entro en la humildad sin esfuerzo.....mi marido es cientifico sabes? y a veces es darte con un muro...pero el sentido del humor evita tantos malos ratos....el sentido del humor es la "sal" que intento ejercer para tales casos. La Fé siempre iluminando la Razón sino estoy perdida!!

    ResponderEliminar
  3. Gloria a Dios!
    Luis, Gosspi Dios los bendiga!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.