12 de noviembre de 2011

Una plegaria sencilla

Virgen de la reconciliación, mostranos al Padre cada día 
y a Cristo que vive en los hermanos.
Ayúdanos a comprender las exigencias del Sermón de la Montana.
Que seamos sal de la tierra, luz del mundo,
levadura de Dios para la historia.
Enséñanos a vivir sencillamente la fecundidad de las bienaventuranzas.
Que seamos pobres y misericordiosos,
limpios de corazón y serenos en la cruz,
hambrientos de justicia y hacedores de la paz.
Que gritemos al mundo ¡Dios en nuestro Padre y
todo hombre es mi hermano!
Que asumamos sus angustias y esperanzas.
Que enseñemos a los hombres descreídos y amargados
que sólo confían a la ciencia y a las armas
y viven la explosiva tentación de la violencia,
que la paz es posible todavía,
porque es posible el amor.

Cardenal Eduardo Pironio*
Fraternalmente,


___
* 1920-1998, fue presbítero, obispo y cardenal católico argentino
Imagen: Virgen del Rosario de San Nicolás, Argentina

2 comentarios:

  1. Así sea.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.