18 de noviembre de 2011

La vida está llena de secretos


Sab. 1, 12-13

Tomás tenía 9 años. Estaba desaparecido desde el Martes. Lo encontraron muerto hoy, alrededor de las 18. Lo secuestraron a la salida del colegio cerca de las 13, por eso es que conservaba el uniforme de su escuela y a pocos metros de su cuerpito, su mochila de color rojo.

La intemperancia, la indolencia, la impaciencia, el descontrol, la intolerancia domina a nuestra sociedad.

La vida esta llena de secretos. Hoy han nacidos unos y otros -como Tomás- se despidieron de la vida; unos cerraron sus ojos y otros los abrieron a la luz.

Hoy han reído y gozado mucho, mientras otros sufrieron a gritos o en silencio; todo está mezclado en este mundo; penas y glorias, guerra y paz.

Más allá de esa sociedad que convulsiona, no todo pasa; no es todo como el ave que no deja ni el rastro de sus alas en el aire.

Hay algo que no pasa: son las obras que cada uno de nosotros realiza; sean ellas buenas o malas, quedan en nuestro recuerdo, en los profundo de la conciencia, en la presencia de Dios.

Y de cada una de esas cosas deberemos dar cuenta al Creador, para nuestra vergüenza o para nuestro consuelo.

Un abrazo fraterno,


____
Con textos de Alfonso Milagro

2 comentarios:

  1. Não consigo entender tanta maldade.
    Depois vem a mesma pergunta:
    - Porquê as criancinhas meu Deus...?

    ResponderEliminar
  2. Es lo incompresible Luis!. Siento mucho dolor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.