30 de noviembre de 2011

Estamos hechos para una casa

 Si Dios es mi padre, estoy en comunicación con Él, 
puedo hablar con Él y decirle: «Padre mío y Dios mío»
Esto es verdaderamente extraordinario
y es la fuente de todos los dones posibles.
Con Él tengo el don de la vida.
Con Él tengo el don de la verdad,
Con Él tengo el don del amor.
Sobre todo, con Él tengo el don de la «casa»
Toda mi experiencia sobre esta tierra
me ha madurado para la idea de la «casa»...
Tener un casa, vivir en una casa para no estar solos.
Estamos hechos de relaciones con otros.
Estamos hechos de amor, de dulzura,
de don de sí, de reciprocidad.
Estamos hechos para ir a una casa donde haya un padre
y donde haya hermanos y nadie sea excluido.
Estamos hechos para una casa
que nos dé la sensación de estabilidad,
de continuidad, de reposo.
Si, estamos hechos para una casa donde Dios es Padre
y donde todos los hombres son hermanos

Carlo Carretto


Fraternalmente,

2 comentarios:

  1. Aqui a casa é Deus Pai todo poderoso.

    Todos aqui nesta terra desejam ter as suas coisas e a sua casa. Precisam de se sentir seguros das tempestades e das agressões.

    A casa também representa a nossa família. O estar perto de todos e de cada um alimentando-os e criando laços de amizade e de respeito entre todos.

    Cada casa e cada família pertence a Deus. Ainda não a encontramos a grande Casa, mas estamos em viagem para lá e vamos reunir todo o povo de Deus à volta da mesma mesa.

    ResponderEliminar
  2. Llegar a esa casa, y encontrarse con el Padre nos ayuda a prepararnos mejor en el camino con los hermanos. Un abrazo

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.