15 de noviembre de 2011

No podemos desprendernos de nuestra cruz


Lucas 14, 27

La gran preocupación del hombre es cómo hacer para echarse la cruz de los hombros.

Son inmensos los esfuerzos que está haciendo el hombre para evitar la carga de la cruz, del sufrimiento; se quiere tener una vida sin sufrimientos, sin dolores, sin problemas; pero en ese afán desmedido el hombre encuentra su penitencia.

Es que el hombre de hoy desconoce que el sufrimiento puede tener en sí un verdadero valor; lo desconoce y lo rechaza. En un esfuerzo por hallar una vida sin sufrimientos, halla unos sufrimientos sin vida, es decir, sin sentido, sin proyección y eso es precisamente lo que le amarga: que no puede escaparse de sufrir y que no le vea ningún sentido a su sufrimiento.

Hablando en cristiano, diríamos que el que pretende encontrar un Cristo sin cruz, encontrará una cruz sin Cristo; y una cruz sin Cristo resulta abrumadora, amarga, insoportable de llevar sobre los hombros, imposible de llevarla en el corazón.

Fraternalmente,


___
«Los cinco minutos de Dios» Alfonso Milagro

2 comentarios:

  1. Es verdad Claudio, tenemos que amar nuestra Cruz.
    Todo el misterio de amor esta ahí, en la Cruz, con Cristo.
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Nunca podría haberlo dicho mejor... una cruz sin Cristo sería insoportable, un sin sentido, un vacío absoluto...
    Sin Cristo, no estaría dispuesta a cargarla...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.