9 de noviembre de 2011

Los locos de Dios

"¡Oh Dios! Envíanos locos, de los que se comprometen a fondo,
de los que se olvidan de si mismos,
de los que aman con algo más que palabras,
de los que entregan su vida de verdad y hasta el fin.
Danos locos, chiflados, apasionados,
hombres capaces de dar el salto en la inseguridad,
hacia la creciente incertidumbre de la pobreza;
que acepten diluirse en la muchedumbre anónima
sin pretensiones de colgarse una medalla,
no utilizando sus cualidades más que en provecho de sus gentes.
Danos locos Señor, locos del presente,
enamorados de una forma de vida sencilla,
liberadores eficientes de los que no cuentan para nadie,
amantes de la paz, puros en su corazón,
resueltos a nunca traicionar, capaces de aceptar cualquier reto,
de acudir donde sea, libres y obedientes,
espontáneos y tenaces, tiernos y fuertes"
Este homenaje a los sarmientos del Señor fue escrito por el sacerdote (Orden de los Dominicos) y economista Louis-Joseph Lebret

Fraternalmente,




____
Foto: Médicos sin fronteras

3 comentarios:

  1. Nem só médicos mas também professores e todos os que com alegria abraçam essa causa dos mais fracos e desprotegidos.

    Levar cultura, levar fé, esperança e amor será um dos grandes desafios desta época.

    Que o Senhor Jesus mande muitos e bons operários para a Sua Seara.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¡ojalá el mundo se llenase de esa clase de locos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.