2 de noviembre de 2010

Y brille para ellos, la luz que no tiene fin

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

Oración por los difuntos
“Oh Dios! confórtanos! A ti confiamos el cuidado de las almas de nuestros seres queridos que han abandonado esta tierra. Que acepten tu juicio: El bien y el mal que hayan obrado. Que conozcan tu perdón y misericordia. Que descansen tranquilos. Y mientras los recordamos te agradecemos por el ejemplo de sus vidas. Por la dulzura de su compañía. Por su venerada memoria y por la inspiración que dejaron tras suyo en nosotros.

Reanima nuestros corazones afligidos. Ayúdanos a elevarnos sobre nuestro dolor. Ayúdanos a sobrellevar nuestra pena con fe en tu eterna sabiduría. Sobrellevando nuestro sufrimiento vamos por la vida comprendiendo a todos los afligidos del mundo.

Sostiénenos aunque no comprendamos y sostiénenos frente a la injusticia humana con tu divina justicia.

Afirmamos a pesar de nuestra aflicción y a pesar de nuestra angustia que la vida es buena y que su labor ha de ser realizada.

Que tu eterna sabiduría obre en nosotros para bien de todos.”
También les comparto esta oración judía,
Oh Señor, Dios misericordioso, en cuyas manos esta el alma de todo ser viviente y el hálito de toda carne, a Tu cuidado encomendamos las almas de nuestros queridos seres que han desaparecido de este mundo. Enséñanos a aceptar el juicio de Tu voluntad inescrutable y haznos encontrar consuelo en Ti. Levanta con Tus santas palabras a los oprimidos por el dolor.

Te lo pedimos, porque reconocemos que eres Todopoderoso y Padre Eterno, en la adversidad y en la alegría, Tú eres fuente de nuestra vida y nunca te apartas de nosotros.

Por lo que, tal como los Justos de Israel en tiempos pasados, anhelamos ser fieles a Tu Torá y así adelantar la llegada de Tu reino en la tierra.

Ahora, cuando evocamos con afecto la imagen de quienes has llamado a Ti, Te agradecernos por el ejemplo que nos dieron con su vida, por el cariño que nos unía con ellas, por los recuerdos y la inspiración que dejaron.

En homenaje a nuestros queridos seres pasados a la vida eterna, consagraremos los días terrestres a Tu servicio. Consuela a todos los enlutados, a pesar de que no comprendamos Tus propósitos, afirma nuestra confianza en Tu sabiduría.

Oh Dios, danos fuerza en el dolor y sostén nuestra fe en Ti, y permite que el alma de ( ) sea sumada a la Vida Eterna, y nos llegue pronto la armoniosa paz. Amén.
Y brille para todos mi queridos, papá, mamá, tíos, tías, abuelos, abuelas, amigos y amigas, la luz que no tiene fin. Requiescat in pace.

Fraternalmente,

Claudio

2 comentarios:

  1. HERMANO Y AMIGO ...BENDICIONES PARA TI.
    FRATERNALMENTE ANGELINA.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes! Estoy a tu lado, es un rincón para meditar y gusta presentar la vida en todos sus matíces para que todos tengan cabida en mi espacio. Habla de Dios y habla de los hombres. Todo un abanico completo.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.