25 de noviembre de 2010

Arenas movedizas de la conciencia

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

Reflexiones sobre la parábola del buen trigo y la cizaña (Mt 13, 24-30; 36-43)

Dios concedió al hombre la inteligencia para comprender, la conciencia para que sea su consejera, la Ley para que sepa regularse y la libertad para merecer lo que el quiera merecer: Dios y su gloria o el infierno y la condenación.

Además le dió la gracia o predestinación a la gracia para que sea un estímulo o medio para elevar sus facultades a un nivel que las haga desear santamente lo sobrenatural y Dios.

Ahora, en el hombre inteligente, consciente, libre y sobre todo en el que por medio de la fe conoce su fin último y la Ley Divina, debería haber sólo acciones que prescribe la Ley y que la conciencia del fin alienta a practicar, algunas veces sucede que el hombre al obrar contra la razón convierte su libertad en un yugo más cruel que todas las esclavitudes: el del demonio y el pecado, prefiriendo el mal al bien. Y entonces -aunque Dios permita que el hombre haga lo que voluntariamente ha escogido realizar, para probarlo y confirmarlo en gracia o juzgarlo merecedor de castigo- su culpabilidad no disminuye por ningún motivo.

Porque si es verdad que el hombre, bajo el impulso de Dios o el estímulo de Satanás puede hacer al bien o el mal, no es menos verdad que el hombre seguiría a Dios con sus invitaciones de amor, porque ha recibido todos aquellos dones naturales, morales y sobrenaturales que lo hacen hijo de Dios y heredero del cielo.

Fraternalmente,



Leído El Hombre-Dios, María Valtorta, tomo 3, pág. 253

1 comentario:

  1. AMIGO UN ABRAZO FRATERNAL...SIGUE CON TU SILENCIO ALLI OIRAS LA VOZ DE DIOS.SON TIEMPOS MUY CRUELES PARA TODA LA HUMANIDAD,ESTAREMOS TODOS INVOLUCRADOS.EN VENEZUELA SE APROBO LA LEY DONDE EL ESTADO ES RESPONSABLE DE TODOS LOS NIÑOS CUYAS MADRES TENGAN MENOS DE VEINTE AÑOS..¿QUE ME CUENTAS?SOLO SILENCIOS Y RUEGOS.BENDICIONES.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.