8 de noviembre de 2010

Solamante quien ama, perdona

"¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona". Henri Lacordaire (fraile dominico)

Paz y bien en el Señor Jesús y en su Santísima Madre!

El perdón exige humildad, desapego, renuncia. El perdón exige equilibrio, fe, madurez.

El perdón exige, por encima de todo, un gran amor. Amor que no mide, que no calcula, que no minimiza. Amor, que viene de Dios, que es prerrogativa de grandes almas, de corazones generosos.

El amor-perdón es un don gratuito, totalmente. Es el caminar en la luz de los hijos de Dios, de los que tan bien nos habla la Palabra en Juan 3, 19-21. De aquellos que se vuelven hacia la verdad y hacia la luz porque no tienen miedo que sus obras sean descubiertas.

El amor es la misericordia del Padre encarnada en los gestos cotidianos de la fraternidad compartida; perdonar es el camino de la sanación...es el dejar marchar la dureza que se tenía hacia una persona; soltando todas esas cosas que abrigábamos contra esa persona y soltándola de ese vínculo...perdonar es un proceso que dura toda la vida y se va recibiendo la gracia en cada momento.

Fraternalmente,

Claudio

2 comentarios:

  1. QUERIDO HERMANO:

    SI LOGRAMOS SENTIR EN NUESTRO CORAZON Y PROYECTARLO HACIA LOS DEMAS, EL PERDON : LO TENEMOS TODOS!
    PUES EL AMOR DE DIOS INUNDARA TODO NUESTRO SER...
    REZA POR MI, YO LO HARE POR TI !
    BENDICIONES...

    ResponderEliminar
  2. El Señor te bendiga Angelina, vuelva su rostro sobre tí y te de la paz!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.