7 de diciembre de 2011

Ser santos ¿porque no?

2 Pe 1, 1

Muchas páginas se han escrito para describir la psicología masculina y femenina, y el tema no se ha agotado.

Se ha dicho que el hombre es el cerebro, que la mujer es el corazón. Que el hombre es un código que corrige, la mujer es un Evangelio que perfecciona.

Se sostiene que el hombre es capaz de todos los heroísmos, la mujer lo es de todos los martirios. Que el hombre es fuerza, empuje y acción y la mujer es calor, motor y contemplación.

Pero el santo, el hombre santo, es a la vez hombre y mujer; en sí reúne todo lo bueno del hombre y todo lo bueno de la mujer.

El santo es capaz de todo, porque se sitúa en Dios, y Dios le da la fuerza necesaria para todos los heroísmos, todos los martirios, todas las acciones apostólicas, todas la contemplaciones del amor.

San Pedro inicia su segunda carta dirigiéndola «a los que por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, han recibido una fe tan preciosa como la nuestra». Es decir que todos, hombre y mujeres, cada uno con su modo de ser, con sus características psicológicas o temperamentales, estamos llamados a la santidad, aunque cada uno de nosotros vayamos por nuestro propio camino.

Fraternalmente,

1 comentario:

  1. ¡Hola Claudio!
    Que hermosas reflexión.
    Gracias por la invitación a la santidad.
    Saludos en Jesús y María.

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.