29 de diciembre de 2011

Obstáculos

Paz y bien!

Isaías 41, 10

No es fácil florecer donde Dios nos puso y dar los mejores frutos sin esperar nada a cambio. A veces, cuando hay vientos contrarios, surge la tentación de escaparse y soñar con paraísos lejanos.

Pero el desafío es enfrentar los obstáculos, volver a creer y aprovechar la sabiduría de la esperanza. Puede que en ciertos casos debamos buscar otro espacio, pero esa decisión no debe ser una evasión.

Si nací acá, el desafío es entregarme del todo, de modo, que si debo partir deje mi misión cumplida. En caso contrario puedo serenarme, mirar los hechos con calma y seguir adelante apoyado en la fe y la paciencia.

Aunque la realidad esté más enredada de lo previsto, llegarán tiempos favorables si no desespero.  Dios me da fuerzas para resolver los problemas que me roban el sosiego. Dios es mi refugio y nunca me abandona.

Fraternalmente,




___
La huellas de Gonzalo Gallo

7 comentarios:

  1. Woowww qué buena decisión entrar de mañana a tu blog!!! Me viene de maravillas este post.
    Esperanza, Fe, Paciencia, Dios nunca nos abandona. Claro que lo sé sólo que por ahí parece que se me olvida. Me voy de tu casita con una sonrisa y más aliviada. Dios nunca abandona. ¡Gloria a Dios!
    Un abrazo querido amigo.
    Dios te bendiga!!

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, no es facil florecer donde Dios nos coloca pero no es imposible cuando contamos con su gracias gracias por su texto muy bueno

    ResponderEliminar
  3. Alicita, amiga. Y uno quiere "pirarse" a veces. El enemigo se prende de nuestras debilidades y "fuimos"
    Dios te bendice.
    Un beso

    Silencio, gracias a vos por pasar.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  4. A veces me pregunto el porqué del lugar, de las circunstancias, de la gente que conozco o conoceré, tantas y tantas preguntas que he llegado a vivir en el momento presente que es donde Dios siempre manifiesta su voluntad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Vivir el momento presente con intensidad. A tope, amando sobre
    todo.
    ¡Gracias Claudio!, tenemos que entrenarnos cada día.
    ¡Muchas gracias!
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por este post. Pero qué bien me ha venido esta reflexión.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Angelo, Marian, Mayte Dios los bendiga!
    Solo a Él sea la Gloria!

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.