24 de diciembre de 2011

¡Gloria a Dios en el cielo..!

Un grito de júbilo resuena en nuestra tierra; un grito de alegría y de salvación en las riendas de los pecadores. Hemos oído una palabra buena, una palabra de consuelo, una frase rezumante de gozo, digna de todo nuestro aprecio.

Reanimaos los que os sentís desahuciados: Jesús viene a buscar lo que estaba perdido. Reconfortaos los que os sentís enfermos: Cristo viene para sanar a los oprimidos con el ungüento de su misericordia. Alborozaos todos los que soñáis con altos ideales: el Hijo de Dios baja hasta vosotros para haceros partícipes de su reino. Por eso imploro: Sáname, Señor, y quedaré sano; sálvame, y quedaré a salvo; dame tu gloria, y seré glorificado. Y mi alma bendecirá al Señor, y todo mi interior a su santo nombre, cuando perdones todas mis culpas, cures todas mis enfermedades y sacies de bienes mis anhelos.

San Bernardo (1091-1153), 
monje cisterciense 
y doctor de la Iglesia 
¡Feliz y Santa Navidad!

2 comentarios:

  1. Gracias Claudio por tu felicitación en mi blog. Desde el mío mi deseo que Nuestro Niño Dios os llene de bendiciones, de gracias, de felicidad y amor.

    Un abrazo y ¡¡¡felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. AMIGO CLAUDIO ,AGRADEZCO A DIOS HABERTE ENCONTRADO ,NO SABES COMO ME SIRVEN TUS COMENTARIOS,PERO EL CAMINO DE VERDAD Y VIDA ES ASI NOS CONTAGIAMOS UNOS A OTROS ESA ES LA MISION HNO. QUE EL DIVINO NIÑO TE LLENE DE SENCILLEZ Y HUMILDAD UNIDA A LA SABIDURIA Y LA PRUDENCIA ,ASI ESTARAS CERQUITA DE DIOS,SON MIS DESEOS .TE QUIERO MUCHO Y A PONERLE ACCION A LA FE.BENDICIONES

    ResponderEliminar

«Porque la boca habla de la abundancia del corazón.» (Mt. 12, 34) Por lo tanto, se prudente en el uso de ellas y recuerda que en este blog no se aceptan los comentarios anónimos.